domingo, 30 de diciembre de 2007

5 Giftable books

Ahora que estamos en medio de Navidad, Noche Vieja, Reyes, es decir, el Olentzero, el Niño Jesús, Papá Noel, los Reyes... he pensado que podría estar bien hacer una lista con 5"libros regalables", para dar ideas si alguno quiere quedar bien estas fiestas. ¿Qué es un "libro regalable"? (el término creo que es de Leyre). Es un libro, normalmente novela, habitualmente no muy largo -de 100 a 200 páginas-, bien escrito, con una buena historia y que es fácil de leer, de forma que gustará a casi cualquier lector. Bueno, pues esta es mi lista de 5 libros regalables:

Mario Benedetti: La Tregua.
Todo un clásico: en el colegio y en la universidad, este libro fue como un fenómeno generacional: se regalaba en los cumpleaños, se leía, se compartía, se subrayaba... Es una novela, escrita en forma de diario, que cuenta la vida de un oficinista que se enamora de una compañera de trabajo unos meses antes de jubilarse. En la edición de Alianza -en la que aparece una cara cortada en tiras verticales, y que ahora acaban de reeditar- cometen el pecado de contar el final en la contraportada, así que por si acaso no la leáis...

Alessandro Baricco: Seda
No sé cuántas ediciones irán ya de esta novela: ¿50? ¿100? Lo cierto es que su autor acertó con las teclas adecuadas y no ha vuelto a escribir nada tan bueno desde entonces, aunque Océano Mar se le acerca. Seda cuenta, con un estilo muy poético y muy ligero, la historia de un comerciante de seda (de ahí el título, claro) que decide viajar directamente a Japón a comprar mercancías, y allí se enamora de una misteriosa mujer. Es un libro corto, muy corto, se lee en una tarde, pero deja muy buen sabor de boca.

Antonio Tabucchi: Sostiene Pereira
Es posible que el título os suene, porque hicieron una película con Marcello Mastroiani en el papel protagonista. Cuenta la historia de un aburrido y aburguesado periodista portugués durante la dictadura de Salazar, cuya vida cambia por completo cuando contrata como ayudante a un joven inquieto y emprendedor, además de comunista, como ayudante. Las palabras del título, "sostiene Pereira", son como un estribillo que se repite a lo largo de la novela, como si se tratara de una entrevista.

John Fante: La hermandad de la uva
En realidad, casi cualquier libro de Fante es bastante regalable, aunque a lectores muy puritanos quizás les escandalice un poco su lenguaje deslenguado; a los demás seguramente les guste su oscuro sentido del humor y su galería de perdedores en algún lugar de los Estados Unidos. Más dura, pero también más profunda, es Pregúntale al polvo, del mismo autor.

Gabriel García Márquez: El coronel no tiene quien le escriba
Vale, no es una obra maestra como Crónica de una muerte anunciada o Cien años de soledad, pero todo lo que escribe García Márquez es bueno... excepto El otoño del patriarca. En este caso, esta novela corta cuenta la historia de un coronel retirado que no tiene más ocupación que esperar al correo y cuidar de su gallo de pelea. Y cuando parece que las cosas no pueden ir peor, van peor.

Esos son los que se me ocurren en este momento. En las puertas se han quedado El Guardián entre el centeno (especialmente para adolescentes a los que les guste leer... si es que queda alguno), El curioso incidente del perro a medianoche (más ligero, muy divertido), Intimidad de Kureishi (bastante más denso y algo depresivo), La jugadora de Go de Shan Sa (la historia de amor entre un soldado japonés y una mujer china) o El rumor del oleaje de Mishima (una especie de Romeo y Julieta a la japonesa). Y para los que leen en euskera, 110. Streeteko geltokia.

Se aceptan sugerencias de "libros regalables" en los comentarios.

sábado, 29 de diciembre de 2007

Don't mention the war!

Ayer, durante una cena en casa de Txus y Mari Tere -que por cierto cenamos como condes, o duques, o príncipes, o algo-, alguien mencionó La vida de Brian, y eso nos llevó a hablar de los Monty Python, y de ahí a John Cleese, y a Fawlty Towers. Esta última es una serie británica de televisión, de sólo 12 episodios repartidos en dos temporadas, emitida por primera vez en 1974 y 1979, y que no sé si alguna vez se ha visto en España, con un tipo de humor muy parecido al de las películas de los Monty Python; a pesar de ser tan corta, está considerada una de las mejores series de televisión de la historia.

A esta serie pertenece el capítulo titulado "The germans", de donde viene la frase "¡No menciones la guerra!", que yo oí por primera vez como parte de un chiste, sin saber que venía de aquí. En fin, en honor a Marina y Dyfed (pronunciado aprox./daved/), aquí os dejo el clip de ese capítulo, en el que Basil (John Cleese) no para de insistir en que nadie mencione la guerra, para no ofender a sus huéspedes alemanes, pero claro, él mismo no deja de mencionarla.

Lo siento, pero no he encontrado el vídeo en español, ni con subtítulos. A cambio, aquí tenéis una transcripción parcial del diálogo (en inglés). Que lo disfrutéis.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Sysops at work

Una nueva entrada sobre la Wikipedia, esta vez para demostrar que, es verdad, a veces se cuelan cagadas, pero también que cuando eso pasa es raro que al final no se descubran y alguien las remedie.

El problema se produjo en el artículo sobre Julióbriga, una ciudad romana de Cantabria. Un usuario, Angelito 86, se dedicó a mejorar y ampliar el artículo, y tanto lo amplió y mejoró que en agosto llegó a ser Artículo Destacado (es decir, bien escrito, completo, extenso, bien referenciado, bien ilustrado...) e incluso apareció en la Portada de la Wikipedia como Artículo Destacado de la semana, el 8 de noviembre de 2007.

Lo malo del tema es que un mes más tarde otro usuario, de nombre "Licoius", dejó este mensaje en la página de discusión del artículo -hoy borrado- y en la de varios usuarios, denunciando que el artículo en cuestión era un plagio de esta página y de esta otra (el segundo enlace no funciona ahora mismo, pero cuelga de esta otra página). No me he puesto a comparar los textos, pero parece que el plagio era evidente.

Ante esa denuncia, como puede verse en el registro de la página, hay varias reacciones sucesivas: "Drini" borra la página por primera vez por plagio, pero "Muro de Aguas" lo recupera, por creer que se trata de un error; poco después "Góngora" lo borra de nuevo, pero se arrepiente y lo vuelve a restaurar porque, al tratarse de un AD, le da miedo equivocarse; lo consulta con "Petronas", quien pone el artículo en cuarentena -es decir, lo oculta de forma preventiva-, le deja un mensaje a su autor (Angelito 86) y, al no obtener respuesta, borra el artículo por plagio. Lo que me extraña es que no bloquease (o sea, expulsase) a Angelito de por vida, por caradura.

Este caso es especialmente llamativo por dos cosas: porque el artículo fue dado por bueno durante mucho tiempo (casi cuatro meses) y llegó a ser Artículo Destacado; y porque fue necesaria una denuncia del "plagiado" para que los mecanismos de protección de Wikipedia se pusieran a funcionar -lo normal es que los plagios sean mucho más cutres y se reconozcan al momento-. Lo cual demuestra, por una parte, que es posible encontrar chapuzas en Wikipedia, pero también, creo yo, que es difícil que estas chapuzas sobrevivan.

Por cierto, tras el borrado del artículo alguien se animó a volverlo a empezar desde cero, aunque todavía sólo es un esbozo, es decir, un miniartículo en espera de ser ampliado.

martes, 25 de diciembre de 2007

White Christmas?





¿Verdad que éstas no son estampas muy navideñas que digamos? Pues es lo que se veía desde mi balcón ayer por la tarde. Cielos azules, ni una nube, temperaturas agradables... ¿Se lo deberemos al calentamiento global, o será casualidad?

Sea como sea, aprovecho para desear a todo el que pase por este blog unas felices fiestas, un buen principio de 2008 y todo lo demás que se suele desear por estas fechas: paz, felicidad, armonía, buen rollo, salud, dinero, amor, un buen trabajo, un buen sueldo, un piso sin hipoteca...

lunes, 24 de diciembre de 2007

Whose is bigger?

Las relaciones entre Bilbao y Donostia-San Sebastián, como entre todas las ciudades cercanas y rivales, supongo, se parecen a esas discusiones infantiles de "pues yo soy más alto", "no, yo más", "yo más", "pues tú hueles mal", o como esas ya no tan infantiles de "pero yo la tengo más larga". En un nuevo capítulo de esta discusión, como reportero intrépido e invitado por Nerea y su familia, el pasado viernes me fui a Donosti para la feria de Santo Tomás.

Para los que sean de fuera, hay que aclarar que el día de Santo Tomás -21 de diciembre- se celebra en Bilbao y en Donosti (y probablemente en más sitios) una feria tradicional de verduras, ganado y demás productos de caserío, que últimamente se ha convertido en un gran botellón con la sidra y la txistorra como elementos principales.

Según los de Donosti, cómo no, su feria es mejor que la de Bilbao. Yo, personalmente, la única diferencia que vi es que allí la gente se viste más de cashero -o sea, de aldeano-, mientras que en Bilbao la mayoría salimos vestidos "de calle", o sea, normal. Aparte de eso, la misma cantidad de botellas vacías, el mismo olor a chorizo y a sidra, las mismas aglomeraciones, las mismas borracheras de 10 de la mañana a 10 de la noche (y más allá, como diría Buzz Lightyear)...

Aquí van unas cuantas fotos del evento en cuestión: Mi Nerea vestida de cashera "a la moderna", con el "marco incomparable" de La Concha al fondo:



Unas cuantas personas comiendo talo con txistorra:



Y los animales, que siguen teniendo su protagonismo: una cerda de 386 kg. (en Bilbao suele ser un cerdo, de nombre "Tiberio"):



Y unos burros que, como se puede ver en la fotografía, cagaron lo suyo durante el día:



En fin, lo que viene siendo una feria agroganadera. Pero eso sí, la de Bilbao es más grande.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

I'm a sociopath...

En el viaje de vuelta de Limerick a Bilbao hice un interesante descubrimiento sobre mí mismo: soy algo sociópata. No en todas las circunstancias, ni en todos los momentos, ni todos los días, pero sí cuando viajo: prefiero estar solo a tener que tratar con otras personas, sobre todo si esas personas son apenas conocidos, y más todavía si tenía planeado leer durante ese viaje.

Para empezar, desde Limerick a Londres viajé con Giorgio, un italiano muy majo, amigo de Carmen, mi flatmate, con el que compartí un taxi al aeropuerto porque cogía mi mismo vuelo para luego conectar con otro a Milán. El hombre era perfectamente agradable, con mucho mundo, con una conversación interesante, y estuvimos hablando de Limerick, de Escocia, de viajes, de la situación de las universidades... Y yo durante este tiempo sólo pensaba en Next, de Michael Crichton, que estaba ahí, sin abrir, esperándome.

Cuando llegamos a Stansted, yo hice el check-in, Giorgio y yo comimos juntos -es un decir: un panini y un latte mediano en el Costa- y luego me fui para la zona de embarque, porque solo tenía dos horas para hacer la conexión. Y cuando ya estaba llegando a la puerta del avión, salivando ante la idea de ponerme por fin a leer, me encontré con un antiguo amigo de la infancia, al que hacía años que no veía. Y claro, estuvimos poniéndonos al día, "dónde estás, qué haces, qué tal tu familia"... y hablamos de Irlanda, y de Escocia, y de viajes, y de Londres, y de literatura, y de Alemania, y de la situación de las universidades... Una vez más, una conversación interesante, amable, cosmopolita, entretenida, absolutamente nada que objetar. Pero tengo que reconocer que me sentí aliviado cuando, al cabo de un rato de estar ojeando nuestras revistas de Easyjet, mi antiguo amigo de la infancia se quedó dormido, y yo pude, ¡por fin!, empezar la novela de Crichton, que encima, para más coña, ni siquiera me está gustando mucho.

En fin, ¿es grave cuando se empieza a preferir las personas de papel a las de carne y hueso? Menos mal que esto sólo me pasa en los aviones...

lunes, 17 de diciembre de 2007

That would do...

Se acabó el semestre: esta tarde he entregado las notas, he dejado los exámenes corregidos en el cajón, he ordenado la mesa, he tirado a reciclar todas las fotocopias apiladas en la balda, me he despedido de los compañeros del departamento, he apagado el ordenador y ya no lo volveré a encender hasta el día 18 de enero, es decir, hasta dentro de un mes exacto.

Mañana vuelo a Londres y de Londres a Bilbao, así que mañana por la noche me tenéis por allí, dispuesto a comerme el mundo, y todo el jamón ibérico que haga falta. Espero que en este mes nos veamos todos, y los que no nos veamos que por lo menos hablemos para desearnos Feliz Navidad, Feliz Año Nuevo, Feliz Hanuka, etc.

viernes, 14 de diciembre de 2007

Plagiarism

Parece increíble que, en los tiempos que corren (en que existe Google, quiero decir) algunos alumnos copien sus trabajos de internet y pretendan hacerlos pasar como propios, como si fuéramos tontos y no supiéramos usar un buscador. Especialmente ingenuos son los alumnos que, incapaces de articular dos palabras en español en condiciones normales, de repente te entregan un texto con frases como: "La articulación orgánica de la literatura española fue explícitamente aceptada por críticos de la talla de Menéndez Pelayo".

También están bien los que cogen un texto en inglés, lo meten en un traductor automático y te lo entregan tal cual, sin revisarlo siquiera. Un ejemplo real de una redacción que recibió otro profesor decía: "yo consigo encendido bien con mis amigos", traducción palabra por palabra de I get on well with my friends ("me llevo bien con mis amigos).

Lo más divertido es que, cuando los descubres y les acusas de plagio, suelen seguir las clásicas fases:

Negación: "¡Yo no he plagiado! ¿Dónde dices que has encontrado mi texto?"

Ira: "Me parece un insulto que me acuses de plagio. ¿Qué pasa, es que no puedo mejorar mi español y aprender nuevas expresiones gracias a internet?"

Negociación: "Bueno, sí, he hecho un corta-y-pega del Rincón del Vago, pero he cambiado los 'pero' por 'sin embargo' y los 'luego' por 'después'" o "Sólo he copiado ciertas expresiones... el nombre y la fecha son míos, por ejemplo".

Depresión: "¡Por favor, no me suspendas, esta asignatura es muy importante para mí! ¿Cómo se lo voy a explicar a mis padres?"

Aceptación: "De acuerdo, volveré a escribir el ensayo, y esta vez prometo que estará lleno de fallos".

Por supuesto, no todos los alumnos pasan por estas fases: los más caraduras se agarran a las dos primeras, los más blandos saltan directamente a las dos últimas. Al final, todos acaban rehaciendo sus textos. Y sí, generalmente están llenos de fallos.

jueves, 13 de diciembre de 2007

The Fog

Algunas mañanas, cuando hace frío, hay una niebla baja por todo el campus que hace pensar en películas como Brigadoon -para los nostálgicos- o La Niebla -para los fans del cine de terror y de Jaime Lee Curtis-. Esta es una fotografía de esta niebla mañanera:



Afortunadamente, cuando la niebla termina de levantarse no aparecen ni un montón de escoceses cantando, bailando y preparándose para una boda, ni unos marineros zombies buscando venganza. Cualquiera de las dos opciones sería espantosa...

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Quiet days in Clichy / Limerick

Días tranquilos, sí, con libros y tesis y muchos cafés, aunque claro, sin tanto sexo como en la novela de Henry Miller (que por cierto podéis leer entera, en inglés, en Google Books). El viernes es el primer examen, y hasta entonces no tengo nada que hacer, porque ya he corregido todos los essays que me han mandado los alumnos por ahora. Como siempre, como todos hemos hecho cuando éramos estudiantes, y seguimos haciendo ahora que somos profesores, o lo que sea, la mayoría de los alumnos me enviará sus textos dos minutos antes de que se acabe el plazo, así que este fin de semana voy a acabar empachado de correcciones. Pero mientras tanto, oh, amada tesis, podemos compartir estos momentos de soledad, ahora que no nos ve nadie, y nadie nos escucha...

domingo, 9 de diciembre de 2007

Digital is real

Para los que oponen lo virtual a lo real, como cosas totalmente separadas, aquí va una pequeña historia sobre cómo la frontera entre los dos mundos a veces puede ser muy fina, y que demuestra que lo virtual sí afecta a lo real.

Resulta que Carmen, mi compañera de piso, estaba un día "googleándose" a sí misma (¿a que vosotros también lo habéis hecho?) y le sorprendió encontrar su nombre en un blog en alemán. Cuando entró, vio que el blog pertenecía a una alumna suya -una Erasmus, de hecho-, y que hablaba no sólo de ella, sino también de otros profesores del departamento. Intrigada, metió el texto del blog en un traductor automático (Babel Fish o similar) para ver qué era lo que decía.

Y lo que decía no era muy agradable. En su caso no era muy grave: lo peor que decía era que es española (???) y que por eso no hablaba bien inglés (???); peor era lo de los otros profesores: criticaba sus clases, su currículum, su personalidad, su aspecto físico... Carmen no fue la única que encontró este blog: los otros profesores también lo descubrieron, y uno de ellos empezó una de sus lectures con esta chica en alemán, para decirle: "te crees muy lista, pero sabemos lo que has escrito".

Bueno, las consecuencias para esta chica fueron desastrosas: no sé qué habrían hecho los profesores, pero la alumna, al verse descubierta, decidió hacer tres cosas: borrar el blog; escribir a los aludidos pidiéndoles perdón, y renunciar a su año Erasmus y volverse a Alemania. La tercera de estas decisiones fue evidentemente excesiva, precipitada, pero irrevocable. De ella nunca más se supo, y el blog ya sólo está accesible en la caché de Google. (Y no, cotillas, no os voy a dar la dirección).

Moraleja (o también: preguntas para la reflexión): Nuestros actos en el mundo virtual pueden tener consecuencias en el mundo real. ¿Debe ser esto así? ¿Debería haber sido sancionada esta alumna por lo que había escrito en su blog personal? ¿Deben ser juzgados los que roban, violan o matan a un avatar en Second Life como si lo hubieran hecho a una persona de carne y hueso? ¿Tienen nuestros superiores -y el Estado, que es el superior de todos los superiores- derecho a espiar a nuestros yos virtuales -de Facebook, de Wikipedia, de Flickr, de blogspot...- y utilizar la información que obtengan en nuestra contra? Se aceptan respuestas en los comentarios.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Truce, truce!

Desde ayer por la noche -llegué a eso de la 1 de la madrugada a Shannon- ya estoy de vuelta en Limerick, un Limerick desagradable, ventoso y nublado, por cierto. Estas dos últimas semanas han sido bastante ajetreadas -las correcciones, los viajes, el seminario de Edición Digital, los viajes...-, pero por lo menos he podido pasar unos días en Bilbao, y he tenido tiempo de estar, o por lo menos hablar, con casi todo el mundo, comer con la familia, pasear con Nerea, cenar con los amigos...

Ahora, esta semana que viene es algo así como una tregua, la calma antes de la tempestad, para recuperar fuerzas, porque luego el 13, 14 y 15 tengo los exámenes (es decir, los tienen mis alumnos) y quiero dejarlo todo corregido para el 18. De momento, hoy voy a dedicarme a recoger la casa, hacer el pedido por internet y por la noche quedaré con los amigos de aquí para ver el Athletic-Real Madrid. Y mañana, de vuelta a la universidad, pero con calma.

¡Y mañana Navidad, como quien dice!

jueves, 6 de diciembre de 2007

Edit Wikipedia Week

Ha pasado prácticamente desapercibida la convocatoria de la Semana "Edita la Wikipedia" (o algo así: Edit Wikipedia Week). De hecho yo, que soy colaborador bastante habitual de la Wikipedia en español, casi no me he enterado -aunque también es verdad que en las dos últimas semanas he estado liadísimo-. El caso es que me gustaría aprovechar esta semana para animar a todos los que en alguna ocasión me habéis preguntado por Wikipedia a que seáis valientes y deis el paso de colaborar en el proyecto: es muy fácil, y muy satisfactorio.

Para ello, sólo tenéis que hacer dos cosas:

1.- Registraros: no es obligatorio, pero es muy útil. No hay más que pinchar el botón de "registrarse/entrar" en la parte superior derecha de la pantalla, meter tres datos -nombre de usuario, contraseña, repetir contraseña- y ya.

2.- Empezar a editar: para ello no tenéis más que ir a la página del artículo que queréis mejorar o corregir, y pulsar la pestaña que dice "editar", en la parte superior. Cuando terminéis, le dais a "guardar la página", en la parte inferior.

¡Y eso es todo! Con esos dos sencillos pasos (e incluso el primero podéis saltároslo), habréis contribuido al proyecto. La pregunta habitual: ¿cualquiera puede colaborar en Wikipedia? ¿Hace falta ser experto para colaborar? La respuesta habitual: NO. Cualquiera puede hacerlo, sobre cualquier tema. Si os equivocáis, ya habrá alguien que os corrija y os explique de buenas maneras en qué os habéis equivocado. Para eso hay siempre decenas de ojos patrullando "Cambios Recientes", o lo que es lo mismo en "jerga wikipédica", "haciendo mantenimiento".

Si alguno queréis animaros pero os da miedo el primer paso, también podéis mandarme un email o dejarme un mensaje en mi página de usuario de Wikipedia, e intentaré ayudaros en lo que pueda.

Para saber más:
*Wikipedia: la enciclopedia libre
*Wikipedia: los cinco pilares
*Lo que wikipedia no es
*El punto de vista neutral
*Tutorial de uso de Wikipedia
*Wikipedia:una enciclopedia en movimiento (un artículo que he escrito para la Revista UD de la Universidad de Deusto)

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Discworld

La primera vez que oí hablar del Mundodisco fue, hace ya más de diez años, en una reseña de Brujas de viaje que Ciro Galante (tiene nombre de escritor hispanoamericano pero es de Bilbao) publicó en la Revista UD de la Universidad de Deusto. Yo entonces no sabía quién era Terry Pratchett, pero tanto Ciro como Espido Freire (la artista antes conocida como Laura) me dijeron que era divertidísimo, ingeniosísimo, que tenía que leerlo. La verdad es que no les hice mucho caso, y ni ese año ni los siguientes leí nada suyo.

Pero mucho tiempo después, en Termibús, antes de un viaje a Santander, creo recordar, me encontré con unos cuantos de sus libros, y compré uno, El segador, por la razón -bastante infantil- de que era el más delgado. Me gustó bastante, pero la cosa no arraigó. Y hace no mucho, en mi primer viaje a Limerick, me compré otro en Sansted, Witches Abroad, o sea, el mismo que había recomendado Ciro muchos años antes, y que por ahora es el que más me ha gustado. El caso es que, sin darme mucha cuenta, parece que he hecho de esto una costumbre -por cierto, ¿cuántas veces hay que repetir un acto para poder llamarlo costumbre?-, porque en el viaje de vuelta del domingo me leí Eric, otro de los libros de la saga del Mundodisco, y me pareció igualmente ingenioso y entretenido (Ciro, Laura, teníais razón), y pienso comprarme otro en Londres cuando vuelva a Limerick.

Para los que no conozcan a Terry Pratchett, es un autor de novelas cómico-fantásticas situadas en un universo paralelo, el Mundodisco, que es plano -como su nombre indica- y descansa sobre el lomo de cuatro elefantes que a su vez descansan sobre el caparazón de una tortuga. En este mundo abundan los magos, las brujas, los demonios y todos los series propios de la fantasía, y el sentido común brilla por su ausencia, pero las historias de Pratchett siempre aciertan a burlarse de los tópicos cotidianos de este universo nuestro, y especialmente de los tópicos literarios, y de los tópicos literarios fantásticos.

Además, la saga de Terry Pratchett es de lo más apropiada para convertirse en una afición: se han publicado ya más de treinta novelas de la serie, que además ha dado lugar a juegos de rol, videojuegos, MUDs... Así que ya sabéis, en el próximo viaje que tengáis, buscad el Mundodisco a vuestro alrededor: cuando hayáis empezado, quizás ya no podáis parar.

Nota: fotografía de Terry Pratchett tomada de Wikimedia Commons (autor:Jutta), con licencia cc-by-sa.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Another airport story

Si ya digo yo que los aeropuertos están llenos de historias, y no todas agradables. Esta tarde, mientras esperaba para facturar para el vuelo Londres-Bilbao, he sido testigo de una. Resulta que por algún motivo a alguien en Easyjet se le ha ocurrido que era buena idea, en lugar de separar la facturación por vuelos, como se hace siempre, hacerla todos con todos, "all international flights" juntos. Como si no se formasen ya bastantes colas con el método tradicional.

Pues a cuenta de esto, un matrimonio italiano que estaba delante de mí ha perdido su avión. En parte, porque la cola era desesperantemente lenta; en parte también, creo, porque cuando anuncian que se va a cerrar una facturación lo hacen sólo en inglés, y este matrimonio, si no me equivoco, iba a Nápoles, y claro, de Napoli a Naples (pronunciado algo así como /neipols/) va bastante, y no se han "coscao".

Total, que ha llegado su turno, y ahí ha sido el llanto el crujir de dientes. La de Easyjet, que el avión ya estaba cerrado, que no se podía hacer nada, que tenían que haber ido antes. Y el matrimonio, que llevaban una hora en la cola, que tenían niños pequeños, que tenían que volar hoy sin falta... Ante este cuadro -la mujer llorando y blasfemando en italiano, el hombre intentando hacerse entender buenamente en inglés- algunos de los pasajeros que estaban a nuestro alrededor se han empezado a amotinar, apoyando a la pareja, y encima uno de los encargados se ha puesto chulito, en plan "vuelva usted a la cola o llamo a seguridad".

Después de facturar mi maleta me he ido hacia la puerta de embarque, porque no me parecía bien quedarme a ver el espectáculo, así que no sé cómo habrá terminado la cosa. Pero cuando estaba ya bastante lejos, casi en el detector de metales, todavía oía a la italiana llorando y gritando: "¡Mañana! ¿Mañana? No podemos volar mañana, ¡tenemos que volar hoy!".

Y así.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Cambridge in the middle

Bueno, ya estoy en Bilbao, en mi casa y concretamente en mi cama (mmmmh, qué imágenes calenturientas os estaréis haciendo algunos y algunas). El día ha sido una paliza: me he levantado a las 4 de la mañana, y he llegado a Bilbao a eso de las 9. La parte buena es que, como tenía casi 10 horas de espera en Stansted entre un vuelo y otro, por consejo de Carmen -mi flatmate-, y a pesar de que hacía un día de perros, me he cogido un autobús y me he ido a pasear por Cambridge, que no está muy lejos.

Sólo he estado dos horas y pico, pero me ha encantado. Lo único que hay para ver son los colleges, algunos tan famosos con el King's College o el Queen's College, pero es que toda la zona del centro -que está tomada por la Universidad- está llena de edificios históricos, antiguos, elegantes, preciosos. Aquí os pongo algunos ejemplos. Los primeros no sé qué Colleges son, porque son todos parecidos:






Y este es el King's College, el más bonito de todos:






¿A que dan ganas de irse allí a estudiar, aunque sea Equine Studies?

sábado, 1 de diciembre de 2007

Creative Commons

Probablemente no hayáis notado (porque hay que ir hasta el final de la página para verlo) que he añadido al blog una licencia Creative Commons, concretamente la CC-BY-NC-SA (reconocimiento, no comercial, compartir igual). Esta licencia, a diferencia del copyright que reserva todos los derechos para el autor, permite que otras personas copien, distribuyan e incluso modifiquen el texto, con tres condiciones:

-Que me citen como autor del texto original (Reconocimiento)
-Que no utilicen mis textos con fines comerciales -si yo no gano dinero con esto, estaría bueno que lo hicieran otros- (No comercial)
-Que el texto, y sus posibles modificaciones posteriores, mantengan la misma licencia Creative Commons que tienen ahora; es decir, que nadie puede coger, copiar mi texto, cambiarle dos palabras y publicarlo con copyright, como si fuera suyo. (Compartir igual, en inglés share alike)

Esta licencia obviamente en el caso de este blog no tiene mucha relevancia, porque no creo que la gente esté matándose por plagiarme; pero en el caso de la música, las películas, los libros... (donde poco a poco debería ir introduciéndose, como ya se ha introducido en internet), el copyleft -nombre genérico para todo este tipo de licencias- es una alternativa muy interesante que puede acabar con el sistema de derechos de autor que venimos utilizando desde hace dos siglos... y con sociedades como la SGAE, por cierto.

Así que animaos, y licenciad vuestros blogs -y todo lo demás- bajo Creative Commons: hay muchas opciones para elegir.

viernes, 30 de noviembre de 2007

It's over!

¡Se acabó el semestre! Hoy, día 30 de noviembre, he dado mi última clase -a la que por cierto han venido 8 alumnos de un total de 20-, y ahora acabo de terminar de organizar todas las notas, para que sólo falte añadir el examen final y algunos essays que me tienen que ir mandando... ¡y ya! Por supuesto, falta corregir los exámenes, pero hasta el 13, 14 y 15 de diciembre no son, así que de momento hay unas semanas de calma.

Por cierto que la traca final, o sea, esta última semana, ha sido de aupa: con exámenes orales todos los días de 6 a 8, y luego corrigiéndolos y poniendo las notas durante otra hora más, o así... Vamos, que ya me conocen las señoras de la limpieza que trabajan cuando aquí ya no queda nadie. En general, el semestre al final ya se iba haciendo cuesta arriba, y no a mí, a todo el mundo. Es que en todo el otoño ha habido un solo día de fiesta, y ya se iba haciendo todo bastante monótono... Pero ya se ha acabado. ¡Fiesta!

¿Y mis planes ahora? Algunos ya los sabéis: este domingo me vuelvo a Bilbao para cuatro días, para un seminario de edición digital en Deusto; el viernes 7 me vuelvo a Limerick, para estar aquí durante los exámenes, y el 18 ya me voy a Bilbao para un mes, para pasar las Navidades tranquilamente. Así que ya sabéis, si esta semana me veis por Bilbao no es que estéis borrachos -que igual también-: es que estoy de visita.

jueves, 29 de noviembre de 2007

And the Cervantes goes to...

Horas antes de que se falle el Premio Cervantes de este año, recibo un SMS de Txiki: "Mi voto: Benedetti hoy nuevo Cervantes". Desde luego, después de años de leer, manosear, recomendar y regalar hasta el agotamiento (de los libros) obras como La Tregua, Inventario o Pedro y el capitán -esta última más del gusto de Isabel que del mío-, si el Cervantes se lo dieran a Mario Benedetti estoy seguro de que muchísima gente (Esti y Txus entre los primeros) se llevaría una alegría. Aunque también sus detractores, que Benedetti los tiene y no sólo por motivos políticos, pondrían el grito en el cielo.

Yo después del fiasco del Nobel ya casi no me atrevo a mojarme, pero sí veo cosas a favor de Benedetti: el año pasado ganó un español (Gamoneda), y es políticamente correcto alternar entre España e Hispanoamérica; y también sería políticamente correcto -en el momento actual- que gane el Cervantes un escritor comprometido con la izquierda política, exiliado de una dictadura, etc. Desde luego en las quinielas aparece...

Actualización (17 h.): Pues nada, que no hay manera de acertar.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Mooooooooo!

Pues sí, las vaquitas, qué monas, qué entrañables, con sus cuernitos, sus ojos de vaca, su lengua de vaca que en salsa está muy rica, sus terneritos trotando, ellas espantando moscas con el rabo; las vaquitas que nos dan leche, carne, cuero, ("¿y la de tinta que nos roban?", se preguntaba Mafalda); las vaquitas irlandesas, peluditas, adorables, que hasta mugen con acento...

Bueno, pues la pasada noche una de esas puñeteras vacas estuvo mugiendo sin parar en uno de los prados cerca de mi casa, y casi no he podido pegar ojo. Poco ha faltado para que me fuera a hacerla callar a gorrazos.

¡Muuuuuuuu!

lunes, 26 de noviembre de 2007

Dream / Nightmare

Desde que estoy aquí (por cierto, hoy cumplo tres meses) he recibido de muchas personas dos visiones completamente opuestas de Irlanda, tan opuestas que parece imposible que se esté hablando del mismo país.

-Versión "Irlanda es un sueño": En esta versión, Irlanda es un país maravilloso, lleno de campas verdes, vaquitas y acantilados, donde el whisky y la Guinness corren como ríos desbocados y toda cordialidad hace su habitación. Es el mejor país del mundo para vivir, porque podrás tener las comodidades de la vida moderna sin abandonar la apacible vida tradicional, familiar, católica. Los irlandeses son gente divertida, abierta, generosa, alegre, y te hacen sentir como en tu propia casa. En esta Irlanda, la gente que viene no quiere irse nunca, y los amigos que se hacen aquí son para siempre.

-Versión "Irlanda es una pesadilla": en este otro "universo paralelo" (que ya se entreveía en esta entrada), Irlanda es un país horrible, casi tercermundista, con comunicaciones espantosas, mala organización, precios carísimos, donde sólo hay lluvia y nubes y donde el whisky y la Guinness corren como ríos desbocados (vale, en eso coinciden todas las versiones). Según esta segunda teoría, los irlandeses son tacaños, reservados, no muy higiénicos y poco avispados, y es un milagro que les dejaran entrar en la Unión Europea. En esta Irlanda, el que viene está deseando marcharse, y cuando se vaya es probable que no deje atrás ningún amigo.

Me resulta curioso que se puedan encontrar versiones tan absolutamente encontradas sobre el mismo país, sobre todo porque no es una persona ni dos la que apoya cada una de las teorías, sino legión. Y parece que en el medio no hay nada.

Pues yo, por llevar la contraria, me encuentro en un amigable término medio, una "tercera vía" a lo Tony Blair: En mi Irlanda yo estoy muy a gusto, la gente es muy maja, la Guinness y el whisky corren como ríos desbocados (cómo no), y los paisajes, una vez que sales de Limerick, son preciosos; pero también veo la mala organización y los atascos y los precios caros -aunque los sueldos van en proporción, todo hay que decirlo-; sobre los irlandeses, poco puedo decir, porque sólo conozco (bien) a dos o tres, y cada uno es de su padre y de su madre.

Sí que reconozco que, no sé por qué (supongo que porque comparo Limerick con St. Andrews), no me he enamorado de Irlanda como en su día me enamoré de Escocia. Por lo menos todavía.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Let's live as Galicians!

Que es lo más parecido que se me ocurre a "Vivamos como galegos!", el título de un anuncio de Gadis que me han enseñado esta tarde. Especialmente dedicado a Jorge, que, hasta donde yo sé, es el único galego que lee este blog:

sábado, 24 de noviembre de 2007

Shhhhugar!

Si habéis visto alguna vez la serie Friends en versión original, es posible que hayáis notado que los protagonistas, y en especial la pijísima Rachel, dicen shoot! ("dispara") en vez de shit! ("mierda"). Pues el otro día aprendí que los irlandeses, en la misma situación, dicen otra cosa más curiosa: shugar! (o sea, "aaaaashúcar"). ¡Quién le iba a decir a Celia Cruz que iba a crear escuela en tierras celtas!

jueves, 22 de noviembre de 2007

Angela's Ashes

Pues sí, como era bastante inevitable, me acabo de leer Angela's Ashes (Las cenizas de Ángela), de Frank McCourt, que como la mayoría sabéis transcurre en Limerick. De hecho, Frank McCourt, aunque ahora vive en Nueva York, es algo así como la celebridad local (lo que James Joyce es a Dublín o Kafka a Praga... salvando las distancias), de forma que la Oficina de Información y turismo ofrece rutas al "Limerick de Frank McCourt".

En cuanto a Las cenizas de Ángela, no sé cómo es la película, pero el libro está bastante bien. A pesar del tema, que es terrible -ya sabéis, niños pobres, hambre, enfermedades, alcoholismo... ¡yuhú!- el estilo es bastante ligero, al estar escrito desde el punto de vista del propio autor cuando era un niño y no se enteraba de la misa la media. A medio camino, el libro se hace un poco pesado, porque la historia casi no avanza y uno se cansa de tanta hambre y tanto niño muerto (y no es una frase hecha), pero vuelve a animarse hacia el final, cuando el niño ya no es tan niño.

En fin, no diría yo que es una lectura ligera y veraniega, ni una obra maestra de la narrativa actual, pero si alguien tiene ganas de algo bastante bien escrito, y con sus momentos de humor a pesar de todo, para conocer el Limerick de los años 30 y 40 -que viene a ser como el Sestao de Irlanda-, pues ya sabéis dónde mirar. Ah, y para el que se anime a leerlo en inglés, una vez que te acostumbras a los vulgarismos del habla de los personajes, se entiende bastante bien.

Nota: McCourt acaba de publicar la ¡¡¡cuarta!!! parte de la serie: tras Las cenizas..., Lo es y El profesor, ahora llega Angela and the Baby Jesus (que supongo que en español será Ángela y el Niño Jesús). Habrá que comprárselo, claro.

martes, 20 de noviembre de 2007

Sorry!

Lo de la educación de los anglosajones (e incluyo a los irlandeses, con toda impropiedad), ya se sabe, es proverbial. Nunca se olvidan del "gracias" ni el "por favor", aunque les estén pisando los dedos con una bota de clavos. El ejemplo máximo de esto, creo yo, es su facilidad para decir "sorry" cada dos pasos, por motivos que a los latinos-mediterráneos nos parecen de lo más absurdas.

El otro día viví un caso extremo y ejemplarizante: iba yo andando rápido -por no decir corriendo- porque llegaba tarde a una clase, y al doblar una esquina, me encontré de bruces con un alumno que andaba pacíficament por la vida. El pobre chico demostró tener los reflejos y la agilidad de una pantera, y dio un salto hacia el costado, de forma que no llegamos ni a rozarnos. Y cuando yo ya seguía trotando como un búfalo hacia mi clase oí a mi espalda, sin asomo de ironía ni de mala leche:

"Sorry!"

Por supuesto, yo, como buen latino-mediterráneo (piel oscura, pelo rizado, ojos negros, etc.), no le dije ni mú y seguí andando. Faltaría más.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Knackers

De las pocas palabras o expresiones propias de Irlanda que he aprendido este año (el inglés de Escocia es mucho más divertido), la más interesante y repetida sin lugar a dudas es knackers. Un knacker, en jerga irlandesa, es una persona de mal aspecto, malos modos y mala vida. Algo así como un "macarra", para entendernos. Además, muchas veces se aplica con tintes racistas, para referirse a los Tinkers o Irish Travellers (los pikeys que aparecen en la película Snatch: cerdos y diamantes), es decir, el equivalente irlandés de los gitanos.

Lo cierto es que knackers, en el sentido de "macarras", haberlos haylos, y son en general más molestos que peligrosos. Se los ve por el centro, sobre todo, y también a veces en los centros comerciales, y suelen ir a su bola. Una costumbre que tienen, y que han adoptado también algunos alumnos de la universidad (de extracción social bastante distinta, como se puede comprender) es tirar huevos a la gente desde los coches. Hahaha, cómo nos lo pasamos.

La primera vez que oí esta palabra fue durante un partido de rugby del Mundial, como parte de un dicho que compara el rugby y el fútbol: Rugby is a knackers' game played by gentlemen; soccer is a gentlemen's game played by knackers. Este dicho tiene muchas variantes, sobre todo cambiando la palabra "knacker" por sinónimos de la jerga local, pero el sentido es siempre el mismo: "El rugby es un deporte de macarras jugado por caballeros; el fútbol es un deporte de caballeros jugado por macarras".

Christmas is all around

Un villancico algo diferente, de la película Love Actually:



Pues sí, la Navidad empieza a rodearnos: estoy seguro de que el turrón ya está en las estanterías de todos los supermercados de España; en Limerick, por ejemplo, ya han puesto los adornos navideños en las calles y en las tiendas, y como esta es una ciudad muy divertida, el mismo sábado un borracho tiró al suelo unos cuantos de los que cuelgan de las farolas, cortando la calle O'Connell Street al tráfico durante unas horas. Hahaha, cómo nos lo pasamos.

Bueno, esto me vale de paso para anunciar mis planes para este diciembre: en primer lugar, haré una visita relámpago a Bilbao a principios de diciembre (del 2 al 7) durante la cual espero que me dé tiempo a ver a todo el mundo. Luego me vuelvo a Limerick para los exámenes finales, y el día 18, con todo corregido y entregado, me vuelvo a Bilbao, esta vez para quedarme -de vacaciones, claro-. El billete de vuelta de enero todavía no lo tengo comprado, así que es probable que me quede por el Botxo un mes, aproximadamente, antes de volverme para empezar a preparar las clases del segundo semestre, que empieza el 28 de enero.

Vamos, que os vais a hartar de mí.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Tough decisions

A veces toca tomar decisiones difíciles, porque se elija lo que se elija se gana en parte y se pierde en parte, y es complicado distinguir cuál es el mayor bien o el mal menor. A Nerea le ha tocado tomar una de esas decisiones esta semana. Como sabéis la mayoría, Nerea trabaja en el Museo Guggenheim como traductora y correctora de textos y traducciones (está bien explicado, ¿no?). Originalmente, estaba sustituyendo a una chica que estaba con reducción de jornada por maternidad hasta diciembre, y nuestro plan era que después se viniera aquí, nos iríamos a una casita para nosotros solos y ella buscaría un trabajo.

Bueno, por decirlo rápidamente, that's not gonna happen: como la otra chica va a seguir con reducción de jornada, y como Nerea es la leche en su trabajo, le han ofrecido una renovación por otro año más. Y aquí venía la decisión: ¿quedarse en Bilbao, con un buen trabajo, bien pagado, que le gusta y que hace bien, o renunciar y venirse aquí conmigo, sin trabajo y sin saber qué iba a poder encontrar?

Al final ha llegado a una especie de acuerdo salomónico: seguirá en Bilbao hasta agosto, y así el año que viene, a principios de curso, se podría venir conmigo, esta vez de verdad. Es cierto que el invierno va a ser largo, pero desde que se inventó Ryanair, como decía Eduardo (de "Eduardo y Matt") "lejos es un concepto del pasado".

Nota: En el plano práctico esto significa que no tengo que mudarme, no tengo que buscar casa y por lo tanto mis vacaciones de Navidad se alargarán todo lo posible, hasta bien entrado el mes de enero. Esto también significa que los que vengáis a verme tendréis que avisarme con tiempo, no vaya a ser que os vengáis a Limerick y yo esté en Bilbao o en alguna otra parte del mundo, con Nerea.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

eShopping

Hasta que vine a Limerick, mis compras por internet se reducían a lo habitual: vuelos baratos, hoteles, entradas para el cine o el teatro... Pero desde que estoy aquí he pasado al siguiente nivel de dependencia del comercio electrónico: en lo que va de curso he comprado libros en Amazon y en Iberlibros, que me han llegado en tiempo record de lugares como Italia, Nueva Zelanda, Suecia o Alemania; el pedido lo hago en Tesco.ie; pago mis facturas y el alquiler del piso por internet; le compré en eBay a un usuario chino una batería nueva para mi portátil por menos de un cuarto de lo que me habría costado aquí (y lo mejor es que funciona), y por supuesto, sigo reservando billetes de avión y hoteles por internet cada vez que viajo.

Vamos, que si esto sigue así, estoy cada vez más cerca de convertirme en un geek. Espero que todavía se me permita la entrada en el Taller Literario y sitios así...

martes, 13 de noviembre de 2007

Mobile phone issues

Tengo la impresión de que no me llegan los mensajes SMS que se me mandan desde España. De hecho, si me habéis escrito alguno es muy probable que no me haya llegado (sorry!). Así que si queréis comunicarme algo importante o simplemente decirme "hola", es mejor que lo hagáis a través de este blog, por email o llamándome al móvil (si es realmente urgente o importante).

Por cierto, si queréis llamar a mi móvil español, probad con y sin 0034: nunca me acuerdo de cuál de las dos opciones es la que funciona.

lunes, 12 de noviembre de 2007

25 hours a day

Hoy he perdido (o según como se mire, he ganado) una hora de vida. Resulta que ayer puse el despertador a las 8.30 -sin prisas, no tenía clase hasta las 12-, y cuando ha sonado, confiado de mí, me he levantado, me he duchado y me he preparado mi café de polvos de todas las mañanas. Entonces he mirado al reloj de la cocina, y he visto la hora que era de verdad: las 8.10. Vamos, que mi despertador, por algún motivo, estaba una hora adelantado, y me he levantado a las 7.30. Y claro, como ya estaba duchado, vestido y a medio desayunar, pues ya me he venido a la oficina. A preparar exámenes. Como un gilipollas.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Shut the f... up!

De todos los chistes que se han hecho (¡y los que se van a hacer!) sobre el famoso "¿Por qué no te callas?" del Rey a Chávez, por ahora lo más gracioso que he visto es esta dramatización con peluches, que, además, es de lo más inocente, así que no creo que me secuestren el blog por esto:

City centre maps

Este es el mapa del centro de Limerick, que puede verse al lado de la Oficina de Atención Turística.



Y esto es Limerick en Google Maps:

Ver mapa más grande


En el primer mapa puede verse cómo el centro está dividido en dos zonas: arriba a la derecha, lo que se conocía como "ciudad inglesa", formado por la "Isla del Rey" (King's Island), donde se encuentran el Castillo del Rey Juan o la Catedral de St. Mary. Y el resto, en un color más claro, lo que se llamaba "ciudad irlandesa", que es el centro del actual Limerick.

En la parte nueva se puede ver la calle O'Connell, que es la más larga, marcada en amarillo claro. Esta calle es el verdadero centro de todo: visitar Limerick, en su parte moderna, es recorrer O'Connell arriba y abajo una y otra vez, y subir y bajar por sus transversales. La parte conflictiva de la ciudad no sé por dónde queda, aunque por cosas que me han contado creo que está hacia el norte del mapa.

La Universidad está bastante lejos del centro, así que no sale en el mapa, pero si se amplía la imagen, a la derecha, arriba, justo al comienzo de la Isla del Rey, se puede ver la N-7, que es la carretera de Dublín, y también la que lleva a Castletroy, el barrio universitario.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Where are you from?

Vale, este chico es un poco exagerado, pero alguna de las cosas que dice son graciosas, y en otras tiene más razón que un santo. Por ejemplo, en lo del alcoholismo sociológico en Irlanda (y mira que en el País Vasco nos bebemos hasta el agua de los jarrones).

Lo que más gracia me ha hecho es lo de la conversación con el taxista, porque a mí me ha pasado muchas veces. Así que, hala, a leer el enlace.

Occupation 101

Ayer por la noche fui a ver un documental sobre el conflicto palestino-israelí titulado, como esta entrada, Occupation 101. Ha ganado varios premios y la verdad es que desde el punto de vista cinematográfico está muy bien: buena fotografía, buena música, buen desarrollo... Y desde el punto de vista del contenido, es una de esas películas que te ponen de mala leche y te dejan todo frustrado: "Sí, todo esto es verdad, el mundo es una mierda, ¿y ahora qué?".

El punto de vista adoptado por los directores es de todo menos neutral: se posicionan claramente a favor de los palestinos y pasa como de puntillas sobre los atentados suicidas, Hamas, etc. (quizás conscientemente, para compensar que en los medios de comunicación se suele pasar de puntillas sobre las atrocidades del ejército israelí). De hecho, esta parcialidad es probablemente un punto débil: la tesis de los directores es claramente que el sionismo es la causa del conflicto y que Israel aprovecha su superioridad militar y económica, y el apoyo de EEUU, para hacer lo que le viene en gana -tesis que básicamente comparto-, pero deberían haber introducido voces disonantes, y no sólo partidarios (muy variados, eso sí) de la causa palestina, y haber hablado con más extensión de la violencia terrorista, para que al final fueran los datos los que dieran o quitaran razones.

Además, el documental está muy claramente dirigido a un público americano (perdón, estadounidense), al que intentan abrir los ojos. De hecho, se da bastante importancia a la situación de los palestinos cristianos -con los que un yankee medio puede identificarse-, y se hace mucho hincapié en el sufrimiento de los niños. También se da bastante importancia a la muerte de una estudiante estadounidense, Rachel Corrie, que murió aplastada por una bulldozer cuando intentaba detener el derribo de casas de familias palestinas. Y al final, como guinda y guiño típicamente Hollywoodiense, un mensaje: "Dios se merece toda nuestra alabanza".

Lo malo es que, me temo, este documental nunca cumplirá su objetivo, porque es un documental para convencidos (universitarios, rojos, intelectuales... esa gente). En primer lugar, la distribución de esta película dudo mucho que sea mayoritaria; en segundo lugar, un yankee medio nunca iría a ver esta película, y si fuera, posiblemente se saliera indignado al tercer minuto; y de entre los que la vieran entera, dudo mucho que ni siquiera una mínima parte cambiase su opinión con respecto al conflicto. "Ya está aquí otra vez el antisemitismo", dirían. O algo así.

Por cierto, que al terminar la proyección me compré el DVD, y los directores me lo firmaron. ¡Soy un groupie!

lunes, 5 de noviembre de 2007

Tranche de vie

Son las dos y media de la tarde. Acabo de comerme una beef cacerole que no estaba nada mal en la cafetería del Schuman Building, en la universidad. Ahora estoy haciendo tiempo hasta que llegue mi siguiente clase, a las tres. Me siento en una silla cualquiera en una clase vacía. Tengo el estómago algo pesado, aunque me he tomado un (inevitable) café "regular" -en todos los sentidos- para ayudar a la digestión y espantar a la modorra. Se oyen ruidos de puertas que se abren y se cierran, y de vez en cuando pasan las piernas de algún alumno por el pasillo. Jugueteo con el móvil, y me acuerdo de que tengo que mandar un mensaje para intentar organizar una partida de mus para este miércoles. En la ventana hay una araña del tamaño de una moneda de euro que se columpia arriba y abajo. Se oyen también motores de coche un poco más lejos, y risas y voces al otro lado del pasillo. Tengo a mis pies la mochila llena de papeles y libros, y en la silla de al lado el (espantoso) radiocassette azul para hacer una audición en clase. Miro el reloj -o sea, el móvil- y veo que ya son menos diez. Voy al baño a llenar la botella de agua (si no, se me seca la garganta) y a mear (si no, luego me arrepiento). Después cruzo el pasillo, me calzo la mejor de mis sonrisas y entro en clase, donde ya me espera -aproximadamente- la mitad de mis alumnos. Hola, hola, qué tal, cómo va todo.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Real life comes back

Después de esta semana y media en la que Nerea y yo hemos estado en un estado de limbo semivacacional -yo tenía que dar mis clases, claro, pero había adelantado todo el trabajo posible-, mañana vuelve (para los dos, cada cual en su sitio) la cruda realidad. Por mi parte, eso significa ir pronto a la facultad, y dedicarme a preparar clases, además de plantearme los exámenes de comprensión y expresión oral que tengo que hacer dentro de dos y tres semanas repectivamente. Sólo queda un mes de clases, y después de eso dos semanas escasas más antes de las vacaciones, pero me temo que va a ser un mes y medio bastante agitado.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Cork

Siguiendo con la (apasionante, modestia aparte) narración de nuestras excursiones del fin de semana, el lunes Nerea y yo nos fuimos a Cork a pasar el día. Nuestra primera intención era reservar un hotel para el sábado y pasar el fin de semana, pero casualmente era el Guinness Jazz Festival, y todo estaba ocupado, así que nos tuvimos que contentar con un viaje de ida y vuelta.

En general, a mí Cork me gustó. Más que a Nerea, pero puede ser porque Nerea estaba echa polvo de la excursión del día anterior, y no estaba como muy receptiva. Es una ciudad mediana, tirando a pequeña, pero con encanto: callecitas pequeñas, edificios restaurados, un río que rodea el casco antiguo, iglesias... un poco de todo.

Esta es la calle principal de Cork, St. Patrick's St., llena de tiendas y de carteles del festival -como se puede ver-:



Y esta la catedral, que es mucho más bonita por fuera que por dentro:



Luego nos dimos una vuelta también por la zona de la University College Cork, aunque como era fiesta estaba cerrada y no pudimos cotillear. Para otra visita se quedaron también la North Cathedral, que está en una colina al otro lado del río, y el Cork Butter Museum, que se le ha antojado a Nerea y que promete ser... mmmmh... apasionante.

martes, 30 de octubre de 2007

Cliffs of Moher

El domingo, como anunciaba en mi entrada anterior, nos fuimos Nerea y yo de excursión con Barratt Tours a los Acantilados de Moher, en el Oeste de Irlanda (por cierto, que nuestra conductora/guía es la que sale en la página web, Christine). Éramos sólo siete en el minibús, así que era como ir en familia. En general, la excursión mereció mucho la pena, aunque tuvimos una suerte irregular con el tiempo: a ratos llovía, a ratos hacía sol, a ratos diluviaba...

La excursión se anuncia como "Cliffs of Moher Tour" pero en realidad se ve mucho más: primero se pasa por Ennis, que es un pueblo algo más pequeño que Limerick pero que parece bonito, habrá que hacerle una visita. Luego, se hace una parada en Caherconnell, un asentamiento medieval circular del que no queda casi nada, pero que es interesante.



Y a pocos metros de allí, la siguiente parada, Poulnabrone, un dolmen muy bien conservado.



Toda esta primera parte de la excursión atraviesa la región conocida como "The Burren", un terreno formado con piedra caliza, antiguamente sumergida debajo del Océano y que tiene un curioso aspecto, casi extraterrestre -entre otras cosas, casi no hay árboles-.



Y finalmente, después de comer en un restaurante en un pueblecito llamado Doolin (malamente, pero bué), por fin los Cliffs. Si hace buen día, o mejor, buena media hora, como el domingo cuando estuvimos nosotros, las vistas son impresionantes: son unos acantilados cortados como a cuchillo, y con una altura que realmente acongoja. Me temo que las fotos que sacamos no les hacen justicia...





"¿Cuántos turistas se caen por el barranco al año?", le preguntó un cachondo a la guía. "Más de los que te imaginas", le contestó la guía, otra cachonda. "Están los que se tiran, y están los que se lleva el viento".

sábado, 27 de octubre de 2007

Visit plans

Como sabéis muchos, Nerea está aquí, en Limerick, desde el miércoles, y estamos haciendo algo de turismo por la ciudad y sus alrededores. Eso significa que en breve habrá nuevas fotografías de nuevos y excitantes edificios, y es posible que hasta salgamos nosotros en alguna. Por el momento, parece que a Nerea Limerick no le está causando muy mala impresión: no tiene nada destacable, y en general tira hacia el lado cutre, pero por lo menos la zona de la universidad es de lo más bucólica, con sus campas, sus vaquitas, sus estudiantes en celo... Mañana nuestro destino son los Cliffs of Moher, que todo el mundo me ha recomendado, y el lunes probablemente Cork. A ver si el tiempo nos respeta...

martes, 23 de octubre de 2007

Concert hall

Ayer fui a un concierto de música de cámara en el University Concert Hall, que como su nombre indica está en la propia universidad. Aquí tenéis una foto de la sala de conciertos:



La estrella de la noche era un tal Piers Adams, a quien yo no tenía el gusto de conocer, pero que al parecer es uno de los mayores virtuosos de una familia de instrumentos llamados en inglés "recorders" y en español "flauta dulce" - distinta de la "flauta travesera" o "traversa", que es la normal en las orquestas modernas. Y efectivamente, más que como un solista de música clásica, el tal Piers parecía más bien una estrella de rock: hablaba con el público, se cambiaba de ropa entre obra y obra (empezó tocando en pantalones de cuero y gabardina, terminó en pantalones y chaqueta morados), tocaba y casi bailaba al mismo tiempo... Eso sí, es verdad que es un virtuoso.

Y de las obras, a mí las que más me gustaron fueron la primera y la última, que eran curiosamente las que no incluían al solista. La primera era el Cantus in memoriam Benjamin Britten de Arvo Pärt, un compositor estonio del siglo XX; no conocía ni al autor ni la obra, pero me ha gustado, es de un estilo parecido a la Sinfonía de las lamentaciones de Henryk Górecki. Y la última obra era un octeto de Max Bruch, más conocido por su Concierto para violín, que a ratos también está muy bien, aunque otros ratos la inspiración parece que le flojeó al bueno de Max.

Y entre estas dos obras, varios conciertos de Vivaldi y de un tal Sammartini, para lucimiento del solista. Mucha escala, mucho trino, mucho arpegio. Total: dos horas de buena música después de un duro día de trabajo .

Nota: si pulsáis en los títulos de las obras, entraréis a una página donde se pueden escuchar unos 30 segundos de cada una de ellas, para haceros una idea.

lunes, 22 de octubre de 2007

Working late

Pues sí, aquí donde me veis todavía estoy en el despacho, trabajando. Y he llegado a las nueve de la mañana. Para que luego se diga que si los profesores tal o cual... La razón de que me quede tanto es que pasado mañana llega Nerea de visita, y quiero avanzar todo el trabajo que pueda para tener más tiempo libre esos días. Y sí que tengo trabajo, sí: tengo que preparar seis exámenes, corregir redacciones de dos grupos y un in-class test de otro, preparar una clase sobre el Lazarillo que voy a dar la semana que viene, además del trabajo habitual, que es preparar y dar las clases, claro.

Por otra parte, no sé si seré el único, pero a mí esto de quedarme solo en un edificio casi vacío, con las luces de los despachos apagadas, y sin que se oiga ni el vuelo de una mosca (que ha sido sustituido por el zumbido de los ordenadores, eso sí), me parece que tiene su encanto. Claro, que si lo de quedarte trabajando hasta tarde no es algo excepcional, sino una costumbre, me imagino que el encanto desaparece de un gorrazo.

En fin, voy a ver si preparo un par de ejercicios más de esos de llenar huecos y me ..... (ir, yo) a casa.

domingo, 21 de octubre de 2007

One of two

Bueno, no está tan mal: no acerté quién iba a ganar el Premio Nobel de Literatura, pero sí quién iba a ganar el Mundial de Rugby. Un acierto de dos intentos, no es mala media.

Dicho en otras palabras: sé más de deporte que de literatura. Cuatro años de carrera con los jesuitas para esto...

sábado, 20 de octubre de 2007

Smooth Transitions

De las tres veces en que he tenido que empezar una nueva vida en un sitio nuevo (St. Andrews, Nueva York y Limerick) sin duda esta última ha sido la más fácil. En Nueva York, cuando llegué el grupo de españoles ya estaba muy constituido, ya tenían sus relaciones muy establecidas y no fue fácil integrarme -aunque todos, y en especial mis flatmates, hicieron bastante-. En St. Andrews, en cambio, el grupo se formó sobre la marcha, como pasa con todas las experiencias Erasmus (aunque yo no era Erasmus, pero como si lo fuera); pero por algún motivo, el primer semestre se pasó volando, y no dio tiempo casi ni a situarse, ni a encontrarse a gusto, ni a hacer grupo, como hicimos luego durante el segundo semestre, que fue la leche.

Aquí todo ha ido mucho más rápido, y mucho más rodado. En parte influye el que hubiera más gente de mi edad (aprox.) en mi misma situación, todos recién llegados y trabajando en la Universidad: Diego, Gonzalo... Y también creo que influye que tengo más años que en St. Andrews, y sabía más o menos cómo podían ir las cosas. Y que la gente por aquí ha puesto mucho de su parte para echarnos una mano, tanto en el departamento como fuera.

El caso es que, por unas cosas o por otras, la llegada a Limerick ha sido muy sencilla, y me da la sensación de estar aprovechando mejor el tiempo que, por ejemplo, en mis dos primeros meses en St. Andrews. Ahora, a ver si las "buenas vibraciones" se mantienen, y el segundo semestre -ya con Nerea aquí- es igual de bueno que el primero (o mejor).

jueves, 18 de octubre de 2007

Equine Studies

"Estudios equinos": la carrera más surrealista que se imparte en la University of Limerick, y probablemente la más surrealista que existe en el mundo. Tengo algunos alumnos de esta carrera, y siempre tengo ganas de preguntarles qué asignaturas tienen: ¿"Pezuñas y herraduras"? ¿"Trote y galope I y II"? ¿"Introducción a los purasangres"?

Cuando alguien me pregunta qué he estudiado y digo: "Filología Hispánica" suelo recibir dos respuestas: "¿Y eso qué es?" o bien, "¿Y eso para qué vale?". A partir de ahora voy a decir: "Estudios equinos". A ver qué cara ponen.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Autumn

Como se puede ver en estas fotografías, hoy hacía un precioso día de otoño en Limerick:





Lo que igual no se aprecia muy bien en la foto es que el césped está cubierto de escarcha, o sea que, en palabras de un clásico (o una clásica, mejor), "hacía un frrrrrrío de la hosssssstia". Es lo que tiene el otoño.

martes, 16 de octubre de 2007

My dear students...

Aunque parezca mentira (a mí me parece, por lo menos), ya estamos en la semana 6 de un total de 12, o sea -por si alguien es realmente malo con los números-, en la mitad del semestre. A estas alturas, los grupos de estudiantes ya están establecidos y ya han adquirido su personalidad propia (aunque todavía ayer mismo me vino un alumno nuevo a la clase de principiantes, que no habla ni una palabrade español: ¡en la semana 6!).

Aquí los asignaturas -que se llaman modules- se denominan con un código: SP (de Spanish, por si alguien es realmente malo con las letras); 41 o 42 (dependiendo de sus estudios principales); 3 para beginners y 4 para "avanzados"; 1 para primer año, y 3 para segundo. Parece complicado, pero al final te acostumbras. En fin, que los tres grupos a los que doy clase son los siguientes:

-SP4131 (traducido: beginners de primer año): Al principio era el grupo que más me costaba, en parte porque ellos estaban bastante asustados -no habían estudiado español en su vida-, en parte porque hacía mucho que no enseñaba ese nivel, y en parte también porque me costó acostumbrarme a utilizar el manual en clase -yo suelo ser más bien ad.lib.-. Pero después de varias semanas el grupo se redujo bastante (no me ha pasado sólo a mí, malpensados), y ahora se ha creado un ambiente bastante agradable, nos echamos bastantes risas -y no todas son a mi costa...

-SP4141 (avanzados de primer año): Con este grupo me ha pasado casi al revés: al principio eran menos, pero luego han ido saliendo alumnos hasta de debajo de las piedras, y ahora tengo aproximadamente veinte -casi demasiados para una clase de idiomas-; y no sé si es porque son muchos, o porque son de primer año, o por qué, pero es el grupo más parado: les cuesta mucho hablar, preguntar, reírse, todo. Y eso que les pongo actividades variadas, para que no se aburran...

-SP4143 (avanzados de segundo año): Este grupo es mi favorito, mi ojito derecho. Tengo con ellos tres horas a la semana: una de gramática -donde no hacemos sólo gramática pura y dura, claro, hay que ser comunicativos.-; otra de "literatura", donde tienen que leer textos breves, y los comentamos en clase, y otra de laboratorio, o sea, de comprensión oral. Lo mejor de este grupo es que ya tienen un nivel intermedio, y se puede hablar con ellos como si fueran personas. También es un grupo grande, pero el ambientes es muy distinto, mucho más distendido que en el de primer año. Realmente no sé de qué depende: yo soy el mismo en todos, pero en cada uno recibo una respuesta distinta.

En general, no me puedo quejar de los alumnos, y ellos tampoco de mí... espero.

domingo, 14 de octubre de 2007

Quiet weekend

Toda esta semana he estado arrastrando una carraspera bastante incómoda, que puede tener su origen en los esfuerzos que hago en las clases para hacerme oír y entender, o en la noche del sábado pasado, en que también tuve que hacer esfuerzos para hacerme oír y entender, pero en una discoteca.

El caso es que, por si se trata de lo segundo, este fin de semana he decidido tomármelo con calma, y quedarme en casita recuperándome definitivamente.

Además, eso me dará ocasión de pasar verdaderos momentos de calidad con mi amante, la señorita Tesis Doctoral. (Cuatro años vamos a hacer en diciembre: parece que fue ayer, qué jóvenes éramos cuando nos conocimos, etc.)

sábado, 13 de octubre de 2007

Yet some more pics

Hace mucho que no pongo fotografías de edificios, así que para no perder mi personalidad, aquí van unas cuantas del centro de Limerick. Este, por ejemplo, es el King John's Castle ("el castillo del rey Juan", en castizo):



Esta es St. Mary's Cathedral, una de las catedrales de Limerick, la protestante concretamente:



Y esta St. John's, la católica, que era el edificio más alto de Limerick hasta que se construyeron los "rascacielos" modernos de al lado del río.



Este es precisamente uno de esos rascacielos, que forma parte del intento de revitalización de la zona del río Shannon:



Nota: La fotografía de St. John's y la del rascacielos no son mías, están tomadas de Wikimedia Commons, con licencia GFDL.

viernes, 12 de octubre de 2007

Spain is... invisible

Por un capricho extraño de nuestra televisión, que debe de ser unionista, las únicas cadenas que sintonizamos son las británicas -BBC Northern Ireland, Channel 4, ITV, Sky News...-, y esos, sobre todo los de Sky News y la BBC, son los telediarios que solemos ver. La conclusión que saca uno viendo esas cadenas es que España no es diferente, como en los tiempos de Fraga, sino que directamente no existe. Las únicas veces en que se menciona a España en los telediarios son:

a) Al hablar de los McCann y sus viajes a Huelva
b) Cuando se habla del malvado, malvadísimo Fernando Alonso
c) En reportajes sobre lo bien que se vive en Marbella, Ibiza o sitios así.
d) Cuando hacen un resumen de los mejores goles de la Liga o de la Champions League

Así que la visión de un espectador que no tuviera más fuentes de información sería: "En España hace mucho sol y se practican muchos deportes". Por lo demás, nada de nada. Es verdad que los últimos dos meses tampoco han sido los más interesantes de la historia española, pero aunque sea alguna noticia de relleno podía haber salido...

Por si sirve de consuelo (y no es que yo esté especialmente desconsolado por esto, todo hay que decirlo), esto pasa con casi todo el mundo: a los británicos sólo les interesan su propio país, Estados Unidos e Iraq. El resto del mundo sólo aparece fugazmente cuando sucede una catástrofe o un acontecimiento de primer orden -como lo de Birmania-. No es que en España seamos todos expertos en política internacional, pero nuestro conocimiento medio de la situación de otros países, por lo menos europeos e hispanoamericanos, es mayor. ¿O me equivoco?

miércoles, 10 de octubre de 2007

PDRS...

...que significa Performance & Development Review System, o sea, "Sistema de Revisión del Rendimiento y el Desarrollo". Es un programa que tienen aquí en la Universidad de Limerick, y que consiste en que todos los empleados (yo incluido, claro) deben tener una reunión periódica (una vez al año) con su superior inmediato -en mi caso, la jefa del departamento- para planificar los objetivos y acciones para el nuevo año, y evaluar si se han cumplido los objetivos del año anterior.

El programa tiene dos partes: en primer lugar, todo el mundo -los entrevistados y los entrevistadores- deben "someterse" a un curso de formación. (Yo he hecho el mío esta mañana, y Santa Madonna, qué coñazo). Después hay que pedir hora con tu superior, rellenar un par de cuestionarios, y entrevistarse -durante un mínimo, según nos han explicado, de una hora- para ver cómo van las cosas.

Supongo que la idea está tomada del mundo de la empresa, pero desde luego suena bastante inusual viniendo de la universidad española; en Irlanda, en cambio, se hace en todas las universidades, y en St. Andrews también hacían algo parecido, aunque centrado sólo en la investigación. Lo cierto es que, si se hace bien, la idea parece interesante, e igual sirve para evitar el "apoltronamiento" que puede invadir una vez que se ha conseguido un puesto fijo. Me temo, sin embargo, que el que se haga bien o mal depende mucho, por no decir totalmente, de la figura del entrevistador: si impone objetivos desmedidos, puede fomentar el estrés o la desmoralización; y si las metas son muy escasas, puede tener el efecto contrario, o sea, fomentar el conformismo.

En mi departamento, por lo que me comentan, tenemos suerte: la head of department parece ser que es muy buena en estas cosas, y la entrevista resulta ser bastante productiva. Will see...

lunes, 8 de octubre de 2007

And the Nobel goes to...

Ahora que falta menos de una semana para que se conozca el nombre del Premio Nobel de Literatura, como todos los años empiezan a oírse nombres de candidatos. Entre los escritores en lengua española siguen sonando los de siempre: Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Delibes, Sábato... En su contra tienen, probablemente, el que escribieron lo mejor de su obra hace ya mucho tiempo, y ahora están prácticamente retirados (sobre todo Sábato).

Tampoco me pega mucho se lo den a un escritor estadounidense, como Don DeLillo o Cormac McCarthy (a quien reconozco que no tengo el gusto de conocer), sería un giro demasiado brusco con respecto a los últimos años, en que generalmente han preferido premiar literaturas "periféricas" en el sistema literario (Turquía, Hungría, India, Sudáfrica, China...) -con la excepción de Harold Pinter y Günter Grass, claro-. El israelí Amos Oz (último Premio Príncipe de Asturias de las Letras) puede tener más posibilidades.

Por lo que he visto en internet, el escritor que más suena es Adonis, un poeta sirio residente en Líbano, que también es mi favorito, no sólo porque lo que he leído de él me gusta y hace tiempo que suena como posible Premio Nobel, sino también porque es familiar de una ex-alumna de Deusto, habitual del Taller Literario (así que el premio, se puede decir, nos tocaría en algo). A Adonis quizás le perjudique que el último Premio Nobel fuera Orhan Pamuk, por la cercanía cultural y geográfica entre Turquía y Siria: a los suecos parece que les gusta alternar, como las Olimpiadas o los Mundiales, que no se celebran en el mismo continente dos veces seguidas.

También existe otra posibilidad: que el premio recaiga en dos autores. ¿Qué tal entonces Amos Oz y Adonis ex aequo, como símbolo de que la literatura no conoce fronteras? Se aceptan apuestas hasta el jueves, que se sabrá el nombre del premiado.

Actualización del 11 de Octubre: Bueno, pues no me puedo ganar la vida con los pronósticos, ni como crítico literario, al parecer. El Premio Nobel de Literatura se lo ha llevado Doris Lessing, que no entraba en las quinielas -por lo menos, no en las que yo había visto. Los designios de la Academia Sueca son inexcrutables...

sábado, 6 de octubre de 2007

Traffic jams

Realmente resulta difícil de entender cómo una ciudad de 40.000 habitantes como Limerick puede tener los monumentales atascos que tiene. En las horas punta -de 8 a 10 de la mañana y de 4 a 6 de la tarde- es prácticamente imposible entrar o salir del centro de la ciudad. El viernes pasado, cuando iba hacia el aeropuerto, tardé más de una hora en hacer un trayecto que, sin tráfico, no dura más de 15 minutos.

Lo peor son las rotondas. Yo siempre había pensado que las rotondas eran un modo de agilizar el tráfico, y que eran mucho mejor que los semáforos. Por eso en Reino Unido y aquí las usan constantemente, y también en España, si no me equivoco, están proliferando últimamente. Pero después de vivir en Limerick, me lo estoy replanteando: en cuanto hay algo de tráfico se empiezan a formar colas en todas las direcciones, y la fluidez de la circulación depende de la buena o la mala voluntad de los conductores. Algo así como la ley de la jungla: si eres "legal" y dejas pasar a los que ya están dentro de la rotonda, nunca llegarás a casa, y encima te ganarás una buena pitada de los coches de atrás.

Supongo que hay varias explicaciones para estos atascos: en primer lugar, las carreteras irlandesas son terribles, y están terriblemente mal diseñadas. Sólo hay dos entradas a Limerick, no hay rondas o circunvalaciones y la carretera principal, como en España en los viejos tiempos, pasa por el centro mismo de la ciudad. Además, aquí todo el mundo tiene un coche, incluidos los estudiantes de la universidad, y todo el mundo lo usa todo el tiempo, entre otras cosas porque el transporte público es bastante desastroso.

Vista la situación, sólo quedan dos soluciones: habituarse a estar encerrado en el autobús durante un buen rato si lo coges en la hora punta, o, siempre que se pueda, evitar la hora punta, adelantando o retrasando los planes. Pero eso no siempre es posible. Por eso, en mi mochila, además del paraguas, siempre llevo un buen libro. Porque nunca sabes cuándo te vas a ver atrapado en una rotonda.