miércoles, 19 de diciembre de 2007

I'm a sociopath...

En el viaje de vuelta de Limerick a Bilbao hice un interesante descubrimiento sobre mí mismo: soy algo sociópata. No en todas las circunstancias, ni en todos los momentos, ni todos los días, pero sí cuando viajo: prefiero estar solo a tener que tratar con otras personas, sobre todo si esas personas son apenas conocidos, y más todavía si tenía planeado leer durante ese viaje.

Para empezar, desde Limerick a Londres viajé con Giorgio, un italiano muy majo, amigo de Carmen, mi flatmate, con el que compartí un taxi al aeropuerto porque cogía mi mismo vuelo para luego conectar con otro a Milán. El hombre era perfectamente agradable, con mucho mundo, con una conversación interesante, y estuvimos hablando de Limerick, de Escocia, de viajes, de la situación de las universidades... Y yo durante este tiempo sólo pensaba en Next, de Michael Crichton, que estaba ahí, sin abrir, esperándome.

Cuando llegamos a Stansted, yo hice el check-in, Giorgio y yo comimos juntos -es un decir: un panini y un latte mediano en el Costa- y luego me fui para la zona de embarque, porque solo tenía dos horas para hacer la conexión. Y cuando ya estaba llegando a la puerta del avión, salivando ante la idea de ponerme por fin a leer, me encontré con un antiguo amigo de la infancia, al que hacía años que no veía. Y claro, estuvimos poniéndonos al día, "dónde estás, qué haces, qué tal tu familia"... y hablamos de Irlanda, y de Escocia, y de viajes, y de Londres, y de literatura, y de Alemania, y de la situación de las universidades... Una vez más, una conversación interesante, amable, cosmopolita, entretenida, absolutamente nada que objetar. Pero tengo que reconocer que me sentí aliviado cuando, al cabo de un rato de estar ojeando nuestras revistas de Easyjet, mi antiguo amigo de la infancia se quedó dormido, y yo pude, ¡por fin!, empezar la novela de Crichton, que encima, para más coña, ni siquiera me está gustando mucho.

En fin, ¿es grave cuando se empieza a preferir las personas de papel a las de carne y hueso? Menos mal que esto sólo me pasa en los aviones...

6 comentarios:

Ratonov dijo...

Ja ja ja... Tendrás que empezar a tomar el tren o el barco, para atender tus compromisos sociales y que te quede tiempo para tus vicios de sociópata... ¡mira que aficionarte a leer!

isol dijo...

Leer es maravilloso,el mundo en letras y todo para ti.
Pero las letras son de personas,y si bien es cierto es más entretenido sumergirse en ideas,también construye conocer y disfrutar de las relaciones de verdad,te lo digo yo que solo tengo amigos virtuales y como una de mis tantas asignaturas de vida tengo pendiente vivir amistades reales.
saludos,te felicito por los aportes que haces a WIKIPEDIA nos hacen falta.Gracias.

Isede dijo...

Lo primero si el amigo es de Jesuitas me tienes que decir quien es.
Peor que eso es hacerse el dormido porque no quieres hablar con él.
Otra cosa, que isede.blogspot.com ha vuelto.
Y por último que lo pases muy bien en SAnto Tomas ya contaras.
SAludos,

Crapúscula dijo...

Acabo el post, me persigue una duda: ¿Cuál es la situación de las universidades? ¡La gente no habla de otra cosa!

Izurde dijo...

A mí también m ha pasado, SAnti, cuando viajaba en autobús de haurreskola en haurreskola, y me encontraba con compañeras de facultad. Yo quería volver a casa durmiendo o leyendo pero t encuentras con alguien q hace tiempo q no ves y q menos q compartir un poco cmo t va la vida...

Santi dijo...

Bueno, me alegra saber que no soy el único que prefiere comer papel a "hacer conversación"... En este viaje de vuelta a Limerick después de Navidad tuve suerte y pude leerme El ardor de la sangre de Nemirovski (me gustó mucho)y A short history of tractors in Ukranian, que aunque no lo parezca es una novela -que me decepcionó-.