lunes, 8 de octubre de 2007

And the Nobel goes to...

Ahora que falta menos de una semana para que se conozca el nombre del Premio Nobel de Literatura, como todos los años empiezan a oírse nombres de candidatos. Entre los escritores en lengua española siguen sonando los de siempre: Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Delibes, Sábato... En su contra tienen, probablemente, el que escribieron lo mejor de su obra hace ya mucho tiempo, y ahora están prácticamente retirados (sobre todo Sábato).

Tampoco me pega mucho se lo den a un escritor estadounidense, como Don DeLillo o Cormac McCarthy (a quien reconozco que no tengo el gusto de conocer), sería un giro demasiado brusco con respecto a los últimos años, en que generalmente han preferido premiar literaturas "periféricas" en el sistema literario (Turquía, Hungría, India, Sudáfrica, China...) -con la excepción de Harold Pinter y Günter Grass, claro-. El israelí Amos Oz (último Premio Príncipe de Asturias de las Letras) puede tener más posibilidades.

Por lo que he visto en internet, el escritor que más suena es Adonis, un poeta sirio residente en Líbano, que también es mi favorito, no sólo porque lo que he leído de él me gusta y hace tiempo que suena como posible Premio Nobel, sino también porque es familiar de una ex-alumna de Deusto, habitual del Taller Literario (así que el premio, se puede decir, nos tocaría en algo). A Adonis quizás le perjudique que el último Premio Nobel fuera Orhan Pamuk, por la cercanía cultural y geográfica entre Turquía y Siria: a los suecos parece que les gusta alternar, como las Olimpiadas o los Mundiales, que no se celebran en el mismo continente dos veces seguidas.

También existe otra posibilidad: que el premio recaiga en dos autores. ¿Qué tal entonces Amos Oz y Adonis ex aequo, como símbolo de que la literatura no conoce fronteras? Se aceptan apuestas hasta el jueves, que se sabrá el nombre del premiado.

Actualización del 11 de Octubre: Bueno, pues no me puedo ganar la vida con los pronósticos, ni como crítico literario, al parecer. El Premio Nobel de Literatura se lo ha llevado Doris Lessing, que no entraba en las quinielas -por lo menos, no en las que yo había visto. Los designios de la Academia Sueca son inexcrutables...