martes, 1 de abril de 2008

Dialectical dream

Tesis: En mitad de la noche me despierto y me encuentro con Nerea apoyada en un codo, con los ojos abiertos y preguntando: "¿qué pone allí? ¿Allí pone algo, qué pone?" Medio dormido, le contesto que aquí no pone nada, que está soñando, que se duerma otra vez. Mi último pensamientos antes de quedarme dormido yo también es que probablemente mañana no me acuerde de nada, y si me acuerdo es posible que piense que se trataba sólo de un sueño.

Antítesis: Nerea no se acuerda de nada: ni de haber dicho nada por la noche, ni de haberse despertado, ni de haber hablado conmigo.

Síntesis: ¿Será verdad que Nerea habló dormida, y luego se olvidó? ¿O será que yo soñé que ella se despertaba, hablaba conmigo y se dormía, y soñé que al día siguiente yo iba a pensar, con razón, que todo había sido un sueño?

Corolario: Si un árbol cae en medio del bosque y nadie lo oye, ¿hace ruido?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y qué más da, si puede ser que alguien os esté soñando a los dos?
Simonetta

Mikel dijo...

Síntesis 2: ¿No será que erais los dos presas de una severa indigestión y que alucinabais al más puro estilo asesinos natos... o dumbo?

Es que las vieiras las carga el diablo... Bueno, y los cubatas!

Santi dijo...

En mi defensa -o la de Nerea, o la de los dos, no sé- tengo que decir que esto pasó la noche antes de la boda, así que ni las vieiras (o mejor dicho el bogavante) ni los cubatas tuvieron la culpa.

jaime dijo...

La disputa es vana, como bien dice simonetta (y corroboran millones de hindúes) nos sueña a todos un tipo gigantesco con apnea del sueño. Plácido descanso, agónica falta de aire, fuerte ronquido, media vuelta, babilla y vuelta a empezar, en un ciclo infinito. Somos esa burbuja de moco que tienen en los dibujos los perros que duermen. Frágiles y repugnantes.

Anónimo dijo...

ufff, llegar hasta la "versión moco" de tan intrincada cuestión debe de ser un proceso hermenéutico complejísimo...
Simonetta