viernes, 4 de abril de 2008

Department

A estas alturas todavía no he hablado aquí casi nada de la gente del departamento; supongo que estaba esperando a conocerlos mejor, a tener algo que decir de ellos. Bueno, yo creo que en estos momentos estamos "en la cumbre de todo buen rollo", así que qué mejor momento para presentarlos.

Diego, de Valladolid, es el lector. De este sí que he hablado más veces. Es mi principal aliado en Limerick, con el que comento la situación y desahogo mis iras contra los alumnos delante de una taza de café. Además, Diego es el único que pertenece a los dos círculos en los que me suelo mover: el del departamento, y el de los erasmus farreros. A pesar de su voz profunda y su aspecto serio y profesional, es un descojono de hombre. A ver si le convenzo para que en verano se venga a Bilbao a pasar unos días.

Cinta, de Huelva, la jefa de la sección, es la encarnación de la guasa andaluza -siempre hablando, y diciendo cosas como "shosho", "tener cuidaíto", y así-, pero también me recuerda mucho a Carmen, de St. Andrews, o a mi madre: siempre está haciendo cosas, siempre está activa, le suelen decir que parece que tiene un petardo en el... bueno, ya sabéis. Sus temas de investigación son la guerra civil, la posguerra, la transición, todo ello enfocado desde la perspectiva del género.

Lucía es de Burgos, y es part-timer. Lleva seis años aquí, y está haciendo la tesis sobre traducción y su aplicación a la enseñanza de español. Tiene un novio irlandés, Connor, y cuando habla inglés dice cosas como "it's grand" o "big time". Es una chica majísima, se ríe un montón, se queja un montón, y nos toma el pelo a Diego y a mí porque somos unos "empollones". Alicia, de Madrid, es el Diego de Lucía, y viceversa, o sea, que es su cómplice, siempre están llamándose y tomando cafés para hablar de todo y de nada. Alicia hace la tesis con Cinta, sobre narraciones de mujeres y violencia doméstica (creo). Con Alicia tengo bastantes cosas en común: ya el hecho de estar encadenados a una tesis une mucho...

Teresa es la que más lleva aquí. De hecho, ella fue la que empezó el departamento de español de la universidad. Es una valenciana muy salerosa que nos invitó a Diego y a mí a comer "arroz al horno" en su casa. Muy bueno, nunca lo había probado. Teresa está casada con Ronald, que no es del departamento, pero es el que me estuvo hablando un día sobre el Celtic tiger, del que hablaba hace poco.

David y Nuria están casados. Él es inglés, de Newcastle, y vivió en Cataluña, así que habla catalán con acento inglés, y español con acento catalán. Tiene todas las trazas de un genio: muy inteligente, pero muy despistado. Nuria es de Reus, tranquila, muy sonriente, es la que al principio de todo me prestó sus materiales del año anterior, y me solucionó todas las dudas que me iban surgiendo. Además, es la compañera de la mesa de la izquierda, así que compartimos la llave de la sala de fotocopias.

Luego están Nancy y Esutorgio (o "Toyo", y no, yo tampoco había oído nunca ese nombre). Son de Perú -creo, no estoy del todo seguro-, y también son matrimonio. Toyo acaba de jubilarse, y le regalamos un reloj de mesa, con un pequeño mapamundi antiguo en la parte de atrás. Nancy es la lecturer de literatura hispanoamericana, y también la organizadora de la Semana Hispanoamericana de la UL, que ya está a punto de llegar (ya os contaré). Barrie, el otro lecturer, es el único irlandés del departamento (de entre los fijos, quiero decir). Aunque su especialidad también es la Guerra Civil y el siglo XX, es el profesor de la asignatura de Siglo de Oro, y gracias a él pude dar mi primera clase de literatura en inglés, sobre el Lazarillo. Cuando vengo a España, Barrie me suele pedir que le compre una botella de Soberano, porque su padre sólo bebe brandy español...

También hay otros profesores por horas, como Mairead (típico nombre irlandés), que es la compañera de la mesa de mi derecha. Al principio parecía muy seria, muy formal, pero es muy maja; además habla euskera, porque estuvo en Bilbao un año y, cómo no, se quedó enamorada de la ciudad. Mairead ha conseguido un puesto de junior lecturer en sociolingüística en la UL, así que el año que viene ya no dará clase de español. Deirdre y Lorraine también son part-timers, pero más jovencitas: están haciendo la tesis, y mientras tanto dan algunas clasecitas para coger experiencia y sacarse un dinerillo...