jueves, 3 de abril de 2008

Photoshock

Modificar fotografías de "personas humanas" -normalmente del sexo o género femenino- con el Photoshop para hacerlas más esbeltas y atractivas puede ser malo, pero peor aún es hacerlo de forma chapucera. Tres ejemplos tomados del blog Photoshop Disasters (algunas ya las había visto, probablemente en menéame):

La increíble mujer sin ombligo:


La mujer magnética (tanto que dobla los azulejos de la pared del fondo):


Y el inigualable hincha auto-replicante. ¡Así es muy fácil llenar un campo de fútbol!


Este último caso no se debe a la estética sino a la picaresca: los del diario As recurrieron al photoshop porque... ¿alguien lo adivina? Sí, porque en esa foto salía un cartel del diario Marca. ¡Hace falta ser cutres!

2 comentarios:

jaime dijo...

Cuánto ha ganado este blog últimamente. Será por la discusión en torno a la pervivencia de arcaísmos en el habla popular. Espera... Sí, definitivamente es por eso.

Santi dijo...

Jaime, Jaime, que yo esas fotos sólo las he puesto como ejemplo concreto de mi ''quaestio infinita'', o sea, las manipulaciones con Photoshop. No cometas el error de quedarte en lo superficial, o sea, en lo sengsuales y volupatuosas que son esas mujeres... ¡No son de verdad, Jaime, resístete!