jueves, 12 de febrero de 2009

I'm in a plane

Ayer vi amanecer en un avión (Shannon-Londres) y anochecer en otro (Londres-Bilbao). Sólo por casualidad me senté en el lado que daba al Este por la mañana, y al Oeste por la noche. Con un pequeño montaje cinematográfico, se podría resumir el día de ayer en un simple cambio de asiento, de un lado al otro del avión. Y yo me habría ahorrado las 9 horas de espera en el aeropuerto de Stansted, en las que me dio tiempo a leer, ver una película, jugar con el ordenador, navegar por internet, desayunar, comer y desesperarme.