jueves, 5 de febrero de 2009

Dublin Writers Museum

El sábado, aprovechando que estaba en Dublín y con tiempo para turistear, me fui al Dublin Writers Museum (el "Museo de los Escritores de Dublín"), dedicado a la literatura irlandesa y sus escritores. Ya había estado hace años con Nerea, pero no me acordaba mucho, pero creía que me había causado buena impresión. Bueno, pues esta vez me decepcionó soberanamente. Puede que sea, en parte, porque no soy muy "fetichista" de la vida privada de los escritores: lo que me interesa son sus obras, no dónde vivieron, con quién se acostaron o cuáles eran sus manías particulares.

Pero aun con eso, en mi opinión el museo vale lo que cuesta (7.50€ para adultos). En realidad, sólo tiene 4 salas: dos en el piso de abajo, donde te cuentan la historia de la literatura irlandesa y te muestran unos cuantos libros y algunas ediciones antiguas, varios objetos personales de algunos de los escritores irlandeses y poco más; y dos en el piso de arriba: una con retratos de escritores y otra, la biblioteca, con objetos personales de una escritora desconocida. En definitiva, lo que haces en este museo es leer (o escuchar, con la audioguía, que eso sí, está incluida en el precio de la entrada) una breve historia de la literatura irlandesa, amenizada con unas cuantas curiosidades.

Por cierto, me hizo bastante gracia el primero de los paneles explicativos de la exposición, por su tono nacionalista que no superaría, por ejemplo, los filtros de neutralidad de la Wikipedia. No recuerdo las palabras textuales, pero la idea venía a ser: "Los ingleses nos invadieron y nos obligaron a hablar su lengua, pero nosotros, que somos más ingeniosos que ellos, la transformamos e hicimos con ella cosas que los ingleses ni siquiera soñaban. Somos una nación pequeña y sin embargo tenemos cuatro Premios Nobel y un buen puñado más de escritores importantísimos. ¡Ja!"

El museo, como era de esperar, contiene una librería. Siendo un museo de los escritores irlandeses, esperaba poder encontrarlo todo de todos: de los más populares (Oscar Wilde, Joyce, Beckett...) pero también de otros menos conocidos (Le Fanu, Synge...) que cuesta encontrar en las librerías generalistas. Pues no: había mucho Wilde, mucho Joyce, bastante Beckett, pero de los demás ni rastro. Para eso, que quiten la librería y te manden al Eason más cercano...