domingo, 29 de marzo de 2009

Mini-budget (brace yourself)

Pasada la resaca (doble) de San Patricio y del Seis Naciones, Irlanda se despierta del sueño para volver a la pesadilla: a principios de abril el gobierno anunciará un "Presupuesto de Emergencia" que arregle el desaguisado del Presupuesto que aprobaron no hace tanto, en noviembre, y que ha demostrado ser tan impopular como ineficaz para resolver el problema del enorme déficit público. Así que la gente tiembla: si el presupuesto de noviembre era duro, y no ha sido suficiente, el "mini-budget" que nos viene puede ser de órdago.

Sea como sea, la opinión pública irlandesa está ya harta de sus políticos y de sus banqueros. Grandes escándalos como los del Anglo-Irish Bank, que tuvo que ser nacionalizado después de demostrarse que tenía un agujero financiero descomunal, o como el de Michael Fingleton, jefe de la constructora Irish Nationwide, que cobró un bonus de 1 millón de euros que ahora ha tenido que devolver, han terminado de cansar a los irlandeses, que también han perdido la confianza en su gobierno -y no es para menos-. Tan sólo el Ministro de Economía, Brian Lenihan, parece despertar cierta confianza entre los electores, lo que probablemente no impedirá que el Fianna Fail pierda las eleccones europeas y locales que se aproximan.

En dos semanas, la verdad sobre el mini-budget.