viernes, 9 de mayo de 2008

PhD: Psychologically highly Dangerous

Lo peor de hacer una tesis no es tener que leer, resumir, reordenar, analizar, redactar, corregir, añadir bibliografía, volver a corregir, releer, añadir más bibliografía, comprobar el formato, etc. Lo peor es la tortura psicológica que supone tener algo pendiente, siempre pendiente, durante cuatro o cinco años. Como cuando te mandan un trabajo en la universidad y lo vas dejando para el último momento; sólo que durante cuatro o cinco años. Y con quedarte sin dormir una noche no vale: hay que dedicarle por lo menos dos. O tres.

Voluntad vs. procrastinación: Si estás haciendo otra cosa, piensas que deberías estar haciendo tesis. Si estás haciendo tesis, desearías estar haciendo cualquier otra cosa.

2 comentarios:

Jorge dijo...

¡Amén!

Simonetta dijo...

No conozco todavía a nadie que no lo haya vivido así. Por eso creo que en realidad es una experiencia iniciática....

¡Mucho ánimo¡