lunes, 26 de mayo de 2008

On the road

En los últimos tres días he cruzado Escocia de costa a costa: aterricé en Glasgow Prestwick, a orillas del Océano Atlántico; luego me he quedado un par de días en Stirling, a mitad de camino entre Glasgow y Edimburgo, y ahora mismo estoy en la costa este, en St. Andrews, una de mis tres o cuatro patrias chicas, descansando un rato antes de ir a comer con mis ex-colegas y amigos de la universidad.

Me encanta este país. Lo siento, Irlanda, pero no hay competencia posible.

P.D.: Cuando vuelva a Limerick ya pondré fotos, historias, anézdotas...