lunes, 7 de enero de 2008

Night of the living sick

Ayer fui con unos amigos a ver Soy leyenda, y hombre, no está mal, es algo lenta a ratos, pero tiene un par de buenos sustos y unas cuantas imágenes impactantes de un Nueva York desierto con los puentes de Brooklyn y Manhattan derribados. Pero durante toda la película a mí me estaba recordando demasiado a 28 días después, y en la comparación Soy leyenda sale claramente perjudicada.

Las dos películas tratan de asuntos muy parecidos: hay una pandemia provocada por un virus que hace que los hombres se transformen en bichos rabiosos, y los pocos supervivientes deben intentar sobrevivir. Las dos aprovechan además el impacto visual de mostrar grandes ciudades (Londres y Nueva York respectivamente) totalmente despobladas. Pero 28 días después es mucho mejor, para mi gusto: tanto el guión como los personajes, como la fotografía... Incluso los zombies son más sanguinolentos y más carismáticos.

Curiosamente, parece ser que en la versión en DVD el guionista y el director de 28 días después comentan que se plantearon una trama distinta a la que finalmente filmaron, y más parecida a la de Soy leyenda: en ella los protagonistas se encontraban con un científico que se ha encerrado en un complejo de investigación para intentar hallar una cura para el virus. Talmente como Will Smith en su apartamento de Washington Square...

En fin, que para los que no la hayáis visto, y os guste el cine de terror, claro, os recomiendo encarecidamente 28 días después, tan encarecidamente como os aconsejo evitar su secuela, 28 semanas después. Como diría el crítico de televisión del Correo, "un pestiño del que conviene huir como de la peste".

3 comentarios:

Jorge dijo...

Uy, sin duda 28 días después es la mejor de las tres que comentas, Soy leyenda parece de la disney en sus últimos momentos y 28 semanas después es, directamente, de risa –a la que sumo la siega de zombies con el helicóptero–. En fin, que se nos acabó la navidad... eso sí que da miedo.

Jaime dijo...

¿Pero cómo no me avisaste de tu zombifilia esta mañana? ¿Acaso ignoras que te encuentras ante la máxima autoridad en filosofía no-muerta? Todos somos zombis, ésa es la única verdad. Y Rec tampoco está nada mal.

Santi dijo...

Pues esta mañana no me he acordado de nada de esto cuando me has hablado del "día del orgullo zombi". Que al lado de eso, todo lo que podamos decir o hacer queda de lo más normal.