sábado, 22 de septiembre de 2007

Boys' night out

Ya he salido de fiesta con la cuadrilla del partido de fútbol dos o tres noches, contando la de ayer, y ya me voy haciendo una idea de cómo es la Limerick la nuit. Básicamente los locales se dividen en bares irlandeses (auténticos, no la versión exportada) y discotecas muy parecidas a las que se pueden encontrar en cualquier otra ciudad europea. A mí me gusta más la primera clase, aunque claro, hay que ir alternando para satisfacer a todos.

Los locales más de moda, entre los de tipo irlandés, son el Nancy Blake's, dividido en tres espacios (uno más tradicional y tranquilo, otro al fondo con música más moderna, y el patio); el Clohessy's, que es al que va todo el mundo a ver los partidos de rugby de Irlanda -entre otras cosas porque el dueño es el tío de uno de los jugadores-; el Dolans Pub, que tiene una zona llamada Dolans Warehouse donde se dan los mejores conciertos (dicen), o el Tom Collins, un bar minúsculo con fama de servir la mejor Guinness de todo Limerick.

Y entre los de tipo discoteca, el Molly's, que es más para estudiantes universitarios; el Smiths, que es enorme pero no tiene muy buena fama, o Trinity Rooms, con varios ambientes distintos, pero en el que hay que pagar entrada (todavía no hemos ido, así que no sé qué tal está).

Eso sí, al igual que en Reino Unido, la noche termina a las 2 o las 3, cuando cierran todos los bares, y no queda más remedio que irse a casa, a dormir o a seguir la fiesta. Por ahora, en mi caso siempre ha sido a dormir. Que ya no tengo edad...