viernes, 28 de septiembre de 2007

Airports!

En general, me gustan los aeropuertos (dejando a un lado la hostilidad que comentaba hace un mes). Me parecen lugares interesantes, con muchas historias; de hecho, trabajar en un aeropuerto, como hace Ali ahora, creo que tiene que ser bastante entretenido. Es verdad que muchos aeropuertos son muy parecidos, que no tienen personalidad (como los de Londres, que son todos iguales). Pero otros, como el de Bilbao, por ejemplo, o el JFK de Nueva York, tienen un encanto propio.


Shannon (el aeropuerto de Limerick) tiene personalidad, igualmente, pero por motivos algo distintos. Es tan canijo y tan poco chic, que casi parece una estacion de autobuses en vez de un aeropuerto. Tiene una moqueta granate y azul, creo recordar, techos bajos, paredes de madera, poca luz. Ademas, cuando aterrizas, en lugar de llevarte en autobusito a la terminal, o ponerte la manguera, o finger, o como se llame, te dejan alli, en medio de la pista, y tienes que caminar hasta la terminal tu solito, llueva, nieve o granice. Y al subir lo mismo: sales a la pista, andas a lo largo de un pasillo marcado con vallas, y cuando ves el avion que va a tu destino, te montas. Como en un autobus.

O sea, que este es un aviso para los que vengan a visitarme (cuantos? cuando?): no juzgueis a Limerick por Shannon, que seria como juzgar un libro por su portada. Si Limerick os tiene que decepcionar, ya os decepcionara por sus propios meritos.

Nota: Como corresponde al tema, esta entrada la escribo en Stansted, mientras espero a que aterrice Nerea. Esa es tambien la razon de que, ni con trucos ni con codigos ASCII ni con corta-pegas, haya podido poner acentos ni enhes esta vez. Perdon por las disculpas.