viernes, 23 de enero de 2009

A change of plans

Como ya sabéis algunos de los que me conocéis personalmente, durante el tiempo que pasamos en casa en Navidad, Nerea se dio cuenta de que no quería volver a Limerick, o mejor dicho, que sólo quería volver a Limerick a recoger sus cosas para volverse a casa. Los que conocéis Limerick personalmente seguro que la entendéis. Qué le vamos a hacer, las cosas a veces no salen como uno las planea, y hay que aceptarlo. Y no, no es que hayamos discutido ni hayamos roto, malpensados.

Esto también tiene implicaciones para los que pensabais venir a vernos esta primavera, por varios motivos: en primer lugar, que ya no vendríais a vernos sino a verme, aunque espero que eso no os desanime del todo. Además, para poder permitirme seguir viviendo en la casa en la que vivo ahora -que está muy bien y en muy buen sitio-, probablemente tenga que buscar un flatmate (osease, un compañero de piso), y eso puede complicar un poco -sólo un poco- el acogeros en casa, aunque sigue quedando libre un dormitorio, el sofá y mucho suelo... Por otra parte, esto también significa que yo viajaré a Bilbao, a Donosti o a otros sitios varias veces a lo largo del semestre, así que si pensáis venir a Limerick en algún momento entre ahora y junio, por favor intentad concretar las fechas cuanto antes, ¡no vaya a ser que vengáis y yo no esté!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro q no sea un problema tipo "la guerra de los Rose". a ver si cuadra todo para poder ir a verte. Un abrazo

Anónimo dijo...

La de arriba soy yo,Martita,q no sé porq no me dejar firmar...

Anónimo dijo...

Hombre, los que te conocemos personalmente estuvimos en Navidad con un tipo que suplantaba dignamente tus camisas de cuadros y que atendía al nombre de Olentzero, pero no era lo mismo. Iremos a verte, vendrás a dejarte ver, y la vida será maravillosa. Por cierto, los que no hemos tenido el dudoso placer de visitar Limerick pero sí a ti, pequeño Tate, también entendemos que Nerea retonne enarbolando el gran "¡si me queréis, irsen!"...

Jorge dijo...

Esa historia que me has contado de Limerick me ha sonado vagamente familiar. Quizás yo tenga que volver al pozo el año que viene o quizás no, pero de verdad que comprendo lo deprimente que puede llegar a ser.

A ver si el semestre corre como el viento.

Crapúscula dijo...

¿Se consumó el tema, amigo?

Santi dijo...

Consumatum est. Mañana mismo mando un email a la lista de correo de la universidad para intentar encontrar un flatmate. Qué le vamos a hacer.