sábado, 9 de agosto de 2008

Thirty (rationalizing)

30 es el número natural que sigue al 29 y precede al 31.

El 30 es un número compuesto, que tiene los siguientes factores propios: 1, 2, 3, 5, 6, 10 y 15. Como la suma de sus factores es 42 > 30, se trata de un número abundante.

Treinta es un primorial porque es el producto de los tres primeros números primos: 30 = 2 · 3 · 5. También es un número esfénico, un número de Harshad, el número de Giuga más pequeño y el cuarto número piramidal.

Un polígono de treinta lados se llama "triacontágono". Una persona de treinta años se denomina treintañero, y en su presencia nunca se deben pronunciar palabras como "cuesta abajo", "calvicie" o "se te acabó lo bueno".

Adaptado de Wikipedia, la enciclopedia libre, con licencia GFDL

10 comentarios:

Jorge dijo...

Debo suponer que has cumplido 30 añitos. En tal caso, felicidades, tranquilo, que otros hemos ido antes y la realidad es que todo sigue "cuesta arriba"; "no dejará de salirte pelo", aunque en los sitios más insospechados; y seguirás con aquello de "lo bueno está por llegar". Mola, ¿no?

Ahora en serio, felicidades. Este blog, por cierto, cada vez es mejor.

Santi dijo...

Pues sí, de eso se trata. Menos mal que me conservo como un chaval, que si no, 30 suena muy serio...

Muchas gracias por pasarte por aquí, y espero las novedades de tu blog!

Jorge dijo...

pues la renovación la tienes que buscar aquí, me temo:

http://jorgeledo.net

Martita dijo...

CONGRATULATIONS!!!!!!!!!!!

jaime dijo...

Pues yo pensaba que había sido hace como una semana.. Cosas de cambiar de móvil, y de agenda.

avellaneda dijo...

Como regalo de cumpleaños (o mejor dicho, agradecimiento, puesto que este blog me lo descubrió):

http://www.dosisdiarias.com/2008/04/2008-04-23.html

Anónimo dijo...

Treinta años... pero es que no puede haber un día feliz en esta casa?? :-))

crapu

Pobrecito Ladrador dijo...

Esto huele a crisis de los treinta...
Tranqui, que no hay edad mala si se tiene salud, dinero abundante y mala memoria.

Santi dijo...

En fin, supongo que ahora que ya he cumplido los 30 lo único que puedo hacer es resignarme, intentar llevarlo con la mayor dignidad posible... y empezar a teñirme el pelo. O comprarme un peluquín. O teñirme de rubio, ponerme un pendiente, comprarme una gorra y unos pantalones de esos caídos que van enseñando gayumbos, y empezar una nueva vida como rapero. No es una idea tan descabellada, ¿no?

paaliy dijo...

felicidades, santi!

hablar contigo el sábado me llenó de energía..

te quiero mucho!