sábado, 23 de agosto de 2008

Introduction to polysystems (Center > Periphery)

Todo sistema (cultural) está compuesto de centro y periferia; estos centros y periferias no coinciden necesariamente con los de otros sistemas culturales. De hecho, toda periferia aspira a ser centro y, si no lo consigue, intenta crear su propio sistema independiente (en palabras de un ponente del congreso de Stirling, "todo el mundo quiere ser el pez más grande de la pecera, aunque para ello tenga que cambiarse a una pecera más pequeña"). Por supuesto, cuando se crea ese nuevo sistema más pequeño a partir del más grande, una vez más vuelve a haber un centro y una periferia, que a su vez aspirará a ser centro, o a crear su propio sistema... Y así hasta el infinito.

Para que nadie se me soliviante, pongo un ejemplo tomado de la literatura en lengua inglesa. En el sistema de la literatura en lengua inglesa, hay varios centros. Pongamos los dos más claros: Londres (la literatura inglesa) y Nueva York (la literatura estadounidense). Otras literaturas, como la canadiense, la australiana o la escocesa, por ejemplo, son periféricas en general. A su vez, dentro del sistema de la literatura escocesa, la literatura en lengua inglesa es central, y la literatura en gaélico escocés o en idioma escocés (que son cosas distintas) son periféricas, así que lucharán o bien por ganarse su espacio dentro del sistema grande, o bien por crearse sus propios sistemas paralelos. No sólo eso, dentro de la literatura escocesa también existen literaturas regionales periféricas, como la literatura de las Islas Orcadas, arrinconada por la literatura de Edimburgo o Glasgow. Un autor (o una institución) de Orkney puede o bien pelear por situarse en el sistema de la literatura escocesa, o bien pelear por la creación de un concepto de "literatura de las Islas Orcadas", en el que le será más fácil ocupar una posición central.

No sé si me explico...