viernes, 1 de agosto de 2008

Leprechauns

Junto con el shamrock, otro de los iconos típicos de Irlanda, que se pueden comprar como recuerdo en las tiendas de souvenirs y que aparece en tazas, camisetas y gorros, es el Leprechaun (pronunciado aproximadamente "lépracon" o "léprajon"), un duendecillo vestido de verde y con una larga barba blanca -como el que sale en la imagen, aquí a la derecha-. La leyenda dice que los leprechauns tienen un gran almacen de oro escondido bajo tierra, y que sólo lo revelan si se captura a uno y se le obliga a confesar su secreto. También se dice que este oro se encuentra enterrado justo bajo el arco iris, pero claro, llegar hasta allí no es fácil.

El nombre de "leprechaun" es de origen incierto: se dice que viene del irlandés leipreachán, que se refiere a un espíritu o a un hombre de baja estatura; otra versión es que proviene de leath bhrógan, que significa "zapatero, el que hace zapatos", ya que los leprechauns se supone que eran los encargados de fabricar los zapatos de las hadas de Irlanda -aunque no se llevaban muy bien con ellas, así que a menudo les fabricaban un solo zapato en vez de un par completo.

Por algún motivo extraño, los estadounidenses han heredado una visión bastante macabra del leprechaun, que interpretan como un genio maligno y avaricioso, poco menos que diabólico. Esta es la imagen que aparece por ejemplo en las cinco películas de "serie B" (la primera de ellas interpretada por una jovencísima Jennifer Aniston, por cierto) rodadas entre 1992 y 2003, en las que un malvado leprechaun pierde un caldero de oro y se dedica a matar gente hasta que logra recuperarlo.

El leprechaun que aparece en las tazas, camisetas y gorros, por supuesto, es mucho más jovial: algo parecido al "trasgo" gallego o al cojuelo wikipédico. Una de estas camisetas, por ejemplo, muestra a un leprechaun sonriente, bajo unas letras verdes que dicen: "The leprechauns mad me do ir", es decir, "Los leprechauns me obligaron a hacerlo".