domingo, 16 de noviembre de 2008

Professional Deformation

Últimamente me he dado cuenta de que, por culpa de tanta clase de español, ya hablo fuera de clase como si estuviera delante de mis alumnos. Por ejemplo, he cogido la costumbre de reformular las preguntas varias veces para asegurarme de que me entienden, algo así como: "Nerea, ¿qué te apetece cenar? ¿Hay algo que quieras cenar? ¿Alguna comida en especial? ¿Qué desearías tomar esta noche?".

Lo cual, no lo niego, puede llegar a resultar un poco molesto.

2 comentarios:

paaliy dijo...

jajajjaja

pobre nere!

Crapúscula dijo...

Incluso algunas preguntas suenan más a inglés que a castellano ¿What would you like to eat tonigth?