jueves, 2 de octubre de 2008

The flag of Camelot

[...]
-Otra cosa que nos falta es una bandera. Porque hasta ahora cada señor tiene la suya, pero eso hay que unificarlo.
-Para que ondee en nuestros castillos.
-Para ponerla en nuestros documentos oficiales.
-Para venderla como souvenir.
-O para envolver a los que mandemos a morir en combate en nuestro nombre...
-...
-Yo creo que nuestra bandera debería tener el verde de nuestros prados, y el azul de nuestro cielo.
-El rojo de la sangre de nuestros enemigos, y el amarillo del dinero de los saqueos.
-El color negro del cuervo en el que se convertirá Arturo cuando muera (eso dicen).
-Y el blanco de las barbas del astuto Merlín.
-...
-Si se hubiera inventado ya la televisión, diría que nuestra bandera parece una carta de ajuste...
[...]