martes, 4 de marzo de 2008

I invented the mousepad!!!

Es normal que los grandes inventos y descubrimientos de la humanidad generen luchas violentas por adjudicarse su autoría: eso pasa con el teléfono, la radio... y la alfombrilla del ratón. Sí, sí, en serio, la autoría de la invención del ratón es materia de acalorados debates. O por lo menos eso le gustaría a su supuesto inventor, Armando M. Fernandez, que clama por las esquinas de internet exigiendo que se le conceda todo el mérito en tan fundamental avance.

Los hechos, tal y como pueden reconstruirse a través de las fuentes, son así: el primer ratón fue inventado por Douglas Engelbart en 1963, quien lo presentó en sociedad en 1968; aquel primer ratón se movía con ruedas sobre una especie de bandeja -o sea, sin almohadilla-, pero un año más tarde, en 1969, parece ser que uno de los colaboradores de Engelbart, Jack Kelley, inventó y bautizó el mousepad o alfombrilla para ratón. Por lo menos, eso es lo que afirman el propio Jack Kelley y el investigador Alex Pang. Lo que ocurre es que, durante más de diez años, los ratones siguieron siendo un producto caro y poco comercial, así que hasta finales de la década de los 70 no empezaron a extenderse, ya sin ruedas y con la bolita-rodamiento incluida. Y fue entonces cuando, en 1979, Xerox incluyó un mousepad (aunque no con ese nombre) diseñado por Armado M. Fernández en un disclosure journal, que no sé lo que es pero no es una patente, y comenzó a incluirlo junto con algunos de los primeros ordenadores manejados con ratón.

¿Y cómo he llegado yo a saber todas estas cosas tan útiles para la vida diaria? Pues precisamente porque un usuario (muy probablemente el tal Armando M. Fernández) ha ido por todo internet, incluidas al menos tres Wikipedias (la inglesa, la española y la italiana) insistiendo una y otra vez en que él es el único creador del mousepad, y que todo lo demás es un "plagerismo y conjetura falsa" (sic). En la Wikipedia inglesa su virulencia fue tanta -además de cambiar el artículo acusaba e insultaba a todo el que pillaba a su paso- que tuvieron que bloquearlo y proteger el artículo mousepad indefinidamente. Aquí puede verse el archivo de las discusiones al respecto: en determinado momento, alguno de los usuarios llegó incluso a hablar con Engelbart para comprobar versiones. En la Wikipedia española la cosa no ha llegado tan lejos, pero sí ha habido que revertirle varias veces, y en la italiana, para que no quedaran dudas, creó él mismo el artículo (puede saberse porque la IP que lo creó es la misma que, aquel mismo día, estaba acusando de "plagerismo" a la Wikipedia inglesa).

Así pues, cuando paséis vuestro ratón por encima de esa alfombrita acolchada con una foto de una playa y unas palmeras, o de Garfield, o del Señor de los Anillos, decid una oración por Armando M. Fernández y todos los inventores que, como él, han sido injustamente privados de la gloria que les correspondía.