miércoles, 1 de julio de 2009

Storm

En Bilbao hay tormenta -y falta hace, para que se vaya un poco el calor y podamos dormir por la noche-. El primer trueno me sobresalta y, qué cosas, pienso si habrá sido una bomba. Durante los dos años en Irlanda me he desacostumbrado a las tormentas: en Limerick nunca había. ¿Será porque no hay montañas que entretengan a las nubes? Luego me acuerdo de otras tormentas, en Villasana cuando era niño, por ejemplo, o en Nueva York: tormentas brutales como no he conocido en ningún otro sitio, con truenos -estos sí- como bombas y una lluvia monzónica que inundaba las estaciones de metro.