lunes, 20 de julio de 2009

In memoriam Frank McCourt

Como muchos habréis visto ya, ha muerto Frank McCourt, el autor de Las Cenizas de Ángela y sus continuaciones (Lo es y El profesor). Sin duda será recordado por la primera novela de la serie, basada en sus propios recuerdos infantiles, que le valió el Premio Pulitzer y el reconocimiento internacional, y que fue adaptada al cine en 1999.

Esta mañana hablaba con un compañero del Departamento, y discutíamos si en Limerick -donde vivió Frank McCourt de niño, y donde transcurre Las cenizas de Ángela- se llorará a McCourt como se merece, porque Limerick tiene una relación ambivalente con el escritor: por una parte lo reconocen como propio, y organizan rutas por los lugares que aparecen en la novela, pero al mismo tiempo no le perdona la imagen tétrica, mísera y -dicen algunos- falsa que ofrece de la ciudad. Es difícil evaluar la fidelidad de McCourt a sus propios recuerdos, y la relación entre estos recuerdos (que son los de un niño, por cierto) y la realidad. Pero lo que es indudable es que Limerick no ha tenido mejor embajador, porque si mucha gente sabe dónde está Limerick es -además de por este vuestro seguro servidor, claro- gracias a McCourt.

En todo caso, como casi siempre que muere un escritor, la mejor manera de homenajearle es leyéndole; así que ya sabéis: los que no lo hayáis hecho todavía, coged un ejemplar de Las cenizas de Ángela (que a pesar de la crudeza de su tema es un libro bastante entretenido), y si os engancha, seguid luego con las demás de la serie.

7 comentarios:

Lenape 78 dijo...

Me apunto la recomendación , en cuanto a la ciudad, sólo estuvimos de paso, pero tengo buenos recuerdos nocturnos de un pub, buena música y una Guinness.

Ensada dijo...

Lo que nunca comprendí es que se clasificara a la historia de humoristica, destilaba miseria en cada página. Lo único que podía tener una punto de gracia era la señora que se ponía a freir pan antes de volverse loca.

paaliy dijo...

yo creo que, al ser su propia vida lo que el autor narra en la novela, no hay victimismo ni sentimentalismo.. sino ternura y sentido del humor.

además, la historia se nos presenta desde los ojos de un niño; alegre, como todos, y fuerte como aquellos que han vivido situaciones tan increíblemente duras.

ese punto de vista es clave. la miseria no es sólo (o sobre todo) una fuente de dolor e injusticia, sino el ambiente natural en que se mueve desde que nació.

por eso habla acerca de él con sencillez, naturalidad e incluso alegría.

bueno, eso creo :)

Ensada dijo...

Si, el niño veia que vivían en el piso de arriba como un juego, el lector ve la miseria de tener que arrancar las paredes del piso bajo para quemarlas y no morir de frio.

Alomojó es que soy muy sensible a esas cosas, pero en este libro lo fundamental es la tristeza :D

Se me ocurre ahora mismo otro "Un saco de canicas" del original francés " A ball a billes" o algo así, por Jo Joffo, que narra la historia de dos niños judios escapando de los nazis en la Francia ocupada. Aunque los hechos son muy trágicos, en este si que se consigue un ambiente humoristico que te lo hace leer con una sonrisa.

De todas formas, Las cenizas de Angela es buenisimo.

P. D. Creo que mande este mensaje por correo a paaliy, ya me disculparás, pero sigo odiando la informática :D

Santi dijo...

Es verdad que lo que cuenta es terrible (miseria, alcoholismo, abandono paterno, mueren varios hermanos del protagonista...), pero precisamente el mayor mérito de la novela es que lo cuenta todo con un tono despreocupado, como si estuviera hablando de "duendes y pescaditos".

Eso sí, como tú dices, el lector sabe "descodificar" el mensaje, y creo que todo el que lee Las cenizas de Ángela termina con el corazón encogido, por mucho humor que le eche el escritor...

Anónimo dijo...

He llegado a tu blog buscando informacion sobre McCourt.
Tengo 19 años,hace 3 que me leí las cenizas de angela y me cautivó, he perdido la cuenta de las veces que lo he leido (tanto el primero como 'tis y el profesor). Ahora que han pasado unos dias me gustaria que contaras en tu blog si al final se ha hecho algo especial en Limerick en memoria de Frank.Me he leido todo el blog y aunque en principio pensaba irme de erasmus a Inglaterra me estoy pensando ir a Irlanda.

Saludos de una barcelonesa que estuvo en Bilbao y le encantó ;)

Santi dijo...

Pues encantado de que te guste. Por lo que he leído, se han propuesto varios actos de homenaje a McCourt: de momento hay un libro de condolencias en el Ayuntamiento, y parece que se le va a conceder póstumamente la "Freedom of the City of Limerick", que por lo que entiendo es una distinción honorífica, como entregar las llaves de la ciudad. Además, se ha propuesto erigir una estatua del escritor junto a la del actor Richard Harris, que también era de Limerick.

En internet, el Limerick Leader ha creado un modesto "altar virtual" donde la gente puede dejar su tributo al escritor:
http://announce.jpress.ie/2542827

Por cierto que también el alcalde de Nueva York ha lamentado su muerte, porque de las tres grandes novelas de McCourt, Lo es y El profesor transcurren en Estados Unidos...