martes, 23 de septiembre de 2008

Dogmas of Camelot

[...]
-Y si alguien de fuera pregunta, ¿cómo le decimos que son los camelotinos?
-...
-Pues... como nosotros mismos, que somos la creme de la creme de Camelot.
-O sea, que todo camelotino es sabio, generoso, paciente...
-Todo camelotino es caballeroso, leal, intrépido, galante...
-Todo camelotino tiene las piernas arqueadas de tanto montar a caballo, y callos en las manos de blandir la espada...
-Todo camelotino es rubio, fornido, ochenta kilos, metro setenta...
-A todo camelotino le gusta más la ternera que el pollo...
-Todo camelotino que se precie decora su casa con muebles redondos...
-¿Y el que no encaje con esa descripción?
-...
-Ese no es un camelotino de bien, o todavía no ha sido debidamente camelotizado.
[...]