martes, 4 de agosto de 2009

Requiem for a dream

... una película impresionante, durísima, terrible, que ya he visto dos veces desde que la vi por primera vez la semana pasada. Es verdad que es realmente deprimente, y que la tercera parte es un poco demasiado -o sea, todo lo malo que les puede pasar a los personajes, todo, les pasa-. Pero da igual: ha pasado a ocupar un lugar en la lista de mis películas favoritas (junto con Azul, En el nombre del padre, Una noche en la ópera o La vida de Brian, que se me ocurran ahora mismo). Además, tiene otras dos cosas buenas: sale Jennifer Connelly, y la banda sonora es buenísima: