jueves, 27 de agosto de 2009

Alegory

De So Long, and Thanks for All the Fish, cuarta novela de la serie Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams (traducción propia):

... En este planeta, las personas son personas. Los líderes son lagartos. Las personas odian a los lagartos, y los lagartos gobiernan a las personas.
-Qué extraño -dijo Arthur-, creía que habías dicho que era una democracia.
-Eso he dicho -dijo Ford-. Lo es.
-Así que -dijo Arthur, esperando no sonar ridículamente obtuso-, ¿por qué la gente no se libra de los lagartos?
-La verdad es que no se les ocurre -dijo Ford-. Todos pueden votar, así que todos asumen que en realidad el gobierno al que han votado se aproxima bastante al gobierno que quieren.
-¿Quieres decir que votan a los lagartos?
-Oh, sí -dijo Ford encogiéndose de hombros-, por supuesto.
-Pero -dijo Ford, volviendo una vez más a la gran pregunta-: ¿por qué?
-Porque si no votasen por ninguno de los lagartos -dijo Ford-, podría ganar el lagarto equivocado. ¿Te queda ginebra?

2 comentarios:

paaliy dijo...

como la vida misma :S

me ha recordado una canción de la trevi..

"lo que yo no entiendo
es como siendo mil borregos
le tienen tanto miedo
a un poco loco, retetonto, tosco.. lobo feo"

Jaime dijo...

Jajaj, es como ese episodio de los simpsons en el que dos alienígenas se hacen pasar por los candidatos demócrata y republicano a la presidencia. Finalmente se descubre todo, así que le dicen a la gente: "Tienen que votar por uno de nosotros, el sistema es bipartidista." Cuando alguien asegura que votará al tercer candidato, responden "adelante, tiren su voto a la basura". Brillantes, como siempre.