jueves, 18 de diciembre de 2008

Manufacturing consent

La reciente campaña del Ministerio de Cultura, con el eslogan de "si eres legal, eres legal", ha conseguido pocas cosas positivas, pero hay una que es innegable: ha conseguido movilizar y unificar aún más a la blogosfera en contra del canon digital, la SGAE y, sobre todo, en contra de la burda manipulación que supone esta campaña. A la campaña, ya de por sí cuestionable desde muchos puntos de vista, se han añadido unas incomprensibles declaraciones del Ministro de Cultura afirmando que se va a aprobar una normativa "antipopular" (no, no dijo "impopular", dijo "antipopular"), que sinceramente, creo que están al mismo nivel de papanatismo que las de Schuster diciendo que no se podía ganar en el Camp Nou.

No voy a escribir un post al respecto, porque el post me lo han dado ya hecho varios de los blogs que suelo leer habitualmente, y a los que remito, porque yo no podría añadir nada más ni explicarlo mejor que ellos.

-Jorge hace un apasionado y más que justificado llamamiento a sumarse a la nueva campaña de Google-bombing, consistente en crear enlaces como éste: "si eres legal", que en vez de llevar a la página creada por el ministerio lleva a otra llamada "si eres legal, comparte", en la que se muestran, entre otras cosas, las mentiras en que se basa la campaña oficial.

-Rinzewind, en "Pregunta tipo test", compara la actitud del Ministro de Cultura con otros ludistas del pasado.

-Gaeddal, por su parte, introduce el concepto de "destrucción creativa" de Schumpeter, que hace referencia al inevitable proceso de destrucción de viejos modelos de negocio que sigue a la introducción de nuevas técnicas o métodos industriales más avanzados.

-Mangasverdes ha dedicado ya dos posts al asunto: este y este.

-Internautas.org también parodia el lema de la campaña, enumerando puntos oscuros de la SGAE y la actitud del Gobierno al respecto.

Y termino copiando un párrafo de Enrique Dans, en el que se hace unas cuantas preguntas al respecto:

"¿Cuál es el poder real del lobby de la propiedad intelectual sobre los políticos? ¿A qué se debe semejante nivel de servilismo hacia sus tesis y sus intereses? ¿Qué lleva, como en el caso de España, a un ministro de Cultura a ignorar la evidencia y tirar varios millones de euros en una campaña de mentiras para beneficiar a sus amigos? ¿Defender la cultura? ¡No me hagas reír! ¿Cómo es posible que en gobiernos supuestamente democráticos se legisle de una manera tan descarada en contra de los intereses de la comunidad y a favor de los de unos pocos privilegiados? ¿Qué entramado de favores políticos y - sin lugar a dudas - económicos se esconden detrás de tan “sorprendentes” decisiones y posicionamientos? ¿Veremos algún día una auditoría seria o una intervención de las cuentas de las sociedades de gestión de derechos de autor para clarificar esta serie de evidentes desatinos políticos que tan claramente flirtean con la defensa de intereses espúreos y con la corrupción? ¿Cuánto tiempo vamos los ciudadanos a autojustificarnos con argumentos del tipo “esos temas no son realmente tan importantes” para evitar pedir cuentas de manera seria a nuestros políticos al respecto?"

2 comentarios:

avellaneda dijo...

Santi, el enlace a "destrucción creativa" se me atasca por una ¿errata? Pero bueno, está claro que se refiere a: http://es.wikipedia.org/wiki/Destrucci%C3%B3n_creativa

Y en cuanto al anterior post, mis más sinceros aplausos. Eso hace falta, más "diccionarios económicos for dummies".

Jorge dijo...

Gracias por pasar, Santi. Me sorprende que me digas que es apasionado… bueno, quizás sí, no sé. Me alegra mucho que te hayas sumado a la campaña.