sábado, 3 de octubre de 2009

Attitudes at work

Así sí
Como me sobra algo de tiempo, entro a la librería Elkar que está en Licenciado Poza a mirar unos libros. Se me ocurre buscar algo de Kapuscinski, un cronista/periodista/historiador/novelista del que he oído hablar mucho y muy bien últimamente, pero del que no he leído nada todavía. Miro en la sección de literatura, en la K, pero no encuentro nada. Me acerco y le pregunto al dependiente de la caja, y me guía hasta la sección de Historia, o de Sociología, no estoy seguro, y me enseña una colección de siete u ocho libros de Kapuscinski en dos ediciones distintas. Con un poco de miedo (porque nunca se sabe con los libreros) le pregunto: "¿Has leído alguno? ¿Cuál me recomiendas?". En los siguientes tres minutos el dependiente me resume el argumento de casi todos los libros, y me recomienda Imperio o Ébano. Salgo de la tienda con Imperio bajo el brazo, y de propina Trenes rigurosamente vigilados, de Bohumil Hrabal. Así da gusto.

Así no
Entro a una oficina que no estoy seguro de si es la oficina correcta, y veo a una secretaria rubia, joven, mona, hablando por teléfono. Me acerco lentamente, para que note mi presencia, y como parece ignorarme, hago un leve gesto con la mano que significa: "perdona, estoy aquí, y sólo voy a robarte un segundo". La secretaria rubia tapa el auricular brevemente con la mano y me ladra: "¿te importa esperar un momento?". En los siguientes diez minutos la oigo contarle a su amiga que los zapatos le hacen rozadura en el talón; que tiene que hacerse las uñas; que está deseando irse de vacaciones; que no sabe si saldrá de fiesta esa noche; que se le ha estropeado el ordenador. Si hubiera sido una tienda, me habría dado la vuelta y me habría ido de allí sin Kapuscinski, ni Hrabal ni nada. Así da asco.

3 comentarios:

Jaime dijo...

Jajajj! Esto empieza a ser preocupante.. unlibroaldia se está convirtiendo en una sola mente con varios organismos. El otro día estuve en la fnac, busqué algo de Kapuscinski (un tipo del que no he leído nada, pero del que he oído hablar muy bien últimamente) y me llevé Imperio bajo el brazo. Yo ya he empezado a leerlo, la carrera por la reseña empieza.... ¡YA!

Santi dijo...

Te cedo el honor. Yo me acabo de terminar Trenes rigurosamente vigilados, que me ha gustado, pero me ha parecido... desconcertante, creo que necesitaría volver a leérmela para pillarle el punto. Y no sé cuándo empezaré Imperio, así que cuando la termines... toda tuya.

paaliy dijo...

en eso de que "nunca se sabe con los libreros" no me voy a dar por aludida, jajaj ;)