martes, 30 de junio de 2009

Are eBooks really that expensive?

La crítica más habitual que se hace a los eBooks (o a los e-readers, por hablar con más propiedad), es que son caros. Y de hecho lo son, no cabe negarlo. Un Kindle 2 cuesta en Amazon $359; un Kindle DX, $489.00; un Iliad está en 499€, y un Sony Reader Digital Book, $299.99 o $349 (según la versión que queramos comprar). Desde luego, es mucho dinero, toda una inversión que hay que pensarse (aunque no es mucho más de lo que cuestan las videoconsolas de última generación, y no por eso la gente deja de comprárselas).

Pero mirémoslo de otra manera: al precio que está el metro cuadrado en nuestras ciudades, ¿cuánto cuesta almacenar una biblioteca mediana? Y en caso de que haya una mudanza, ¿cuánto cuesta empaquetar y transportar un buen montón de libros, con lo que pesan? Yo puedo dar los datos de mi reciente mini-mudanza de Limerick a Bilbao: enviar cinco cajas y una mochila llenas de libros me ha salido, aproximadamente, 300€. Con ese dinero podría haberme comprado un lector de eBooks y haberme ahorrado la molestia...

Farewell to Ireland

lunes, 29 de junio de 2009

Hook

Se dice que el Capitán Garfio perdió su mano en un combate con Peter Pan, y que éste se la dio a un cocodrilo, que desde entonces sólo quiere volver a probar el sabor de la carne de Garfio. Se dice que el cocodrilo también se tragó un reloj, lo que permite al Capitán saber cuándo está cerca, por lo que el tic-tac del cocodrilo se ha convertido en su peor pesadilla.

Pero la secuencia de los hechos y también las causalidades de la historia están equivocadas. Lo cierto es que Garfio, aburrido de su inmortalidad (porque el tiempo no existe en Nunca Jamás) puso a propósito el reloj en la boca del cocodrilo; que fue entonces cuando perdió la mano, quizás también a propósito; y que desde entonces Garfio más que temer ansía escuchar ese sonido, ese tic-tac hueco y profundo que le recuerda que es mortal, que su vida tiene un plazo como la de todos los hombres, y que sea lo que sea lo que haya al otro lado no puede ser tan malo como pelear contra niños, sirenas y hadas en una isla en la que no hay amor, ni destino ni ausencia.

Porque el cocodrilo es la migala de Garfio.

domingo, 28 de junio de 2009

sábado, 27 de junio de 2009

Black(ish) humor


Humor negro... bueno... casi negro...

viernes, 26 de junio de 2009

The perfect pint

Con una mano firme, sin violencia pero sin duda, coges el vaso de pinta, y delicadamente, como una cara que se inclina para besar, lo pones bajo el grifo de Guinness en un ángulo de 45º. Con la otra mano, decididamente pero sin tensión tiras del émbolo, y un chorro denso y constante comienza a resbalar por el cristal, acariciándolo, rebotando contra sus márgenes, creando remolinos y figuras en el fondo. Poco a poco, como una marea, ves el vaso llenándose de un líquido espeso, que baila bajo tus dedos. El nivel sube -todavía casi no hay espuma, no debería haberla, que no te tiemble el pulso ahora- hasta amenazar con derramarse y entonces, un momento antes, debes retirar la otra mano de la manivela y cortar el chorro.

Déjala reposar. Pósala sobre la barra y espera. Puedes entretenerte observando las oleadas de espuma, que parecen bajar en vez de subir hacia la superficie, acariciando las caderas de la pinta, una y otra vez, hundiéndose hacia el fondo. Déjala reposar. No tengas prisa. Disfruta de esa tensión -tú, el cliente, la cerveza- de la impaciencia y la incertidumbre. Poco a poco, el color del líquido se transforma, se oscurece, gana profundidad, comienza a parecer madera, al café, al chocolate. En la superficie se empieza a formar una capa, no muy ancha, de color blanco puro, como de nata montada, ligera y espumosa.

Ahora, mátala suavemente. Vuelve a coger el vaso, vuelve a ponerlo bajo el grifo, y empuja la manija, pero no hasta el final, como antes, sino sólo unos milímetros, lo justo para que un hilillo de cerveza penetre en la superficie de la pinta y vaya llenando lo poco que queda hasta el final. Verás alborotarse el cuerpo de la cerveza, como si le estuvieras haciendo cosquillas. Verás resucitar el baile de burbujas, las capas de colores que se mezclan, caen, suben, saltan. Verás crecer levemente el grosor de la espuma -no demasiado, o tendrás que tirar algo y volver a llenar. Cuando el líquido alcance el límite superior, e incluso un poco más allá (puedes jugar, si tienes experiencia, con ese riesgo, esa frontera, ese abismo de derramar o no derramar) cierra el grifo, y deja que el último sello de la cerveza sea un agujero limpio y redondo en la espuma, que poco a poco se va cerrando, como una herida que se transforma en cicatriz parda sobre fondo blanco.

No hagas dibujitos (un trébol, un arpa) con el chorrito. Eso son tonterías para turistas.

Classic Faemino y Cansado

Un gran clásico de Faemino y Cansado: el Arzobispo de Españaaaaaaaaaa...

What I didn't see in Ireland

Lo que no he tenido tiempo de ver en Irlanda
y me habría gustado ver antes de irme:

-Dingle
-(London)Derry
-La costa del Condado de Cork
-La Calzada del Gigante
-La costa de Sligo y Donegal
-Wicklow
-La colina de Tara
-El valle del Boyne
-Spanish Point
-Bunratty

miércoles, 24 de junio de 2009

Ismail Kadare

A estas alturas ya sabrá casi todo el mundo (al que le interese) que Ismail Kadare ha sido galardonado con el premio Príncipe de Asturias de las Letras. Tenemos la suerte de que muchas de sus obras han sido publicadas en los últimos años por Alianza, en formato de bolsillo además, así que son baratas. Si alguien duda cuál leer, mi recomendación es El palacio de los sueños (¡gracias, Leyre!), aunque Frías flores de marzo también está muy bien. ¿Alguien ha leído alguna otra que pueda recomendar?

Michael Collins

Hace tiempo que tenía ganas de ver la película Michael Collins, y más todavía después de visitar la antigua cárcel de Dublín, que habla fundamentalmente del Alzamiento de Pascua y sus consecuencias (Declaración de Independencia, Guerra de Independencia, Tratado Anglo-irlandés, Guerra Civil...). Michael Collins, miembro destacado del primer IRA y del primer Parlamento irlandés o Dáil, jugó un papel fundamental en aquellos momentos históricos, hasta el punto de que, al parecer contra su voluntad, fue una de las personas encargadas de negociar el polémico Tratado con los ingleses por el que Irlanda logró una independencia tutelada, a cambio de la división de la isla.

La película trata precisamente el periodo más agitado de la historia irlandesa reciente: desde el alzamiento de 1916 y el fusilamiento de sus líderes (Michael Collins estuvo implicado en la rebelión, pero no como cabecilla), hasta el asesinato de Collins en 1922, durante la Guerra Civil irlandesa. Comparada con El viento que agita la cebada, Michael Collins es más fácil de seguir para el espectador, porque explica más claramente los vaivenes históricos de los personajes y de Irlanda en general; en cambio, como película, es mucho más plana, mucho menos artística.

Uno de los aspectos más controvertidos de Michael Collins es el modo en que retrata a Éamon de Valera, el primer Presidente de la República de Irlanda. Es cierto que existieron rivalidades entre Collins y de Valera, especialmente tras la Guerra de Independencia: Collins encabezó a los partidarios del Tratado Anglo-irlandés que él mismo había negociado, y de Valera a los contrarios al tratado, de modo que cuando estalló la Guerra Civil ambos eran los líderes -ideológicos, al menos- de los dos ejércitos enfrentados. Pero en la película la figura de De Valera sale muy perjudicada por la comparación con Collins, casi caricaturizada: se le muestra como a una persona timorata, débil, manipuladora y egocéntrica, frente al idealismo, honestidad e inteligencia de Collins. Incluso se insinúa algo que los historiadores parecen haber descartado ya completamente: que De Valera pudiera haber ordenado el asesinato de Collins para librarse de su mayor enemigo.

Tampoco los actores están todos al mismo nivel: Liam Neeson hace un buen papel como Michael Collins, y Aidan Quinn como Harry Boland; en cambio, Alan Rickman sobreactúa -para mi gusto-, y Julia Roberts, para el gusto de casi todo el mundo, no pinta nada haciendo de prometida de Collins, y no resulta en absoluto creíble (aparte de que, por los comentarios que he leído en internet, sus intentos de fingir un acento irlandés resultan involuntariamente humorísticos).

En resumen, Michael Collins puede ser una película interesante para entender algo mejor lo que pasó en Irlanda en aquellos seis años de historia concentrada, como quien ve un documental. En cambio, como película artística o como entretenimiento, deja algo que desear. Recomiendo mucho más -una vez asimilado bien el contexto histórico, eso sí-, El viento que agita la cebada, de Ken Loach.

What Ireland gave me

Lo que me ha dado Irlanda:

-Dos años más de experiencia académica
-Patatas
-Nuevos amigos
-Un doctorado
-Litros de Guinness
-Muchos viajes bonitos
-Soltería
-Dos blogs
-Una historia apasionante
-Lluvia

lunes, 22 de junio de 2009

Last visit to Dublin

Con motivo de la visita de un amigo, este fin de semana he hecho el que puede ser mi último viaje a Dublín del año y -quién sabe- de mucho tiempo. Como mi amigo no había estado nunca en Dublín, paseamos todo lo paseable en dos días, y por el camino descubrí algunas pequeñas atracciones en las que no había reparado en mis anteriores visitas a la capital:

-La Biblioteca Nacional: La había buscado varias veces, pero no la había encontrado nunca. Es un edificio neo-neoclásico (como muchos de los edificios oficiales de Dublín), pequeño, coqueto, acogedor. Había además una interesante exposición sobre Yeats.

-El Museo de Arqueología e Historia: A unos pocos metros de la Biblioteca Nacional, es un museo muy didáctico y bastante completo sobre la historia y la arqueología de Irlanda -y en menor medida del resto del mundo-.

-La antigua cárcel de Kilmainham Gaol: Una prisión, hoy en día transformada en museo, donde se ofrece información sobre la historia del sistema carcelario irlandés, y sobre algunos de sus ocupantes más destacados: los dirigentes de la Sublevación de Pascua de 1916, que fueron confinados y fusilados en esta prisión. En Kilmainham Gaol se han filmado además varias películas, la más conocida de todas En el nombre del padre, de Jim Sheridan y con Daniel Day-Lewis y Emma Thomson.

-The Brazen Head: El pub más antiguo de Dublín y de Irlanda, establecido (como taberna) en 1198. Está un poco alejado del centro, cerca de Christ Church Cathedral, pero se come -y se bebe- bien y no excesivamente caro.

-La librería Murder Ink: Una curiosa librería, situada cerca de Trinity College, especializada en novela policiaca. Aproveché para comprarme un libro de Raymond Chandler, del que no he leído nada todavía.

El fin de semana dio para mucho más: para volver a visitar la National Gallery, escuchar el Mesías de Haendel en Christ Church, volver a pasear por el Dublín Georgiano, O'Connell y sus alrededores, y por supuesto Temple Bar, de día y de noche. En fin, que aunque Dublín no sea Nueva York, Londres o París, también ofrece sus opciones turísticas más que interesantes...

martes, 16 de junio de 2009

Bloomsday

Leyendo el blog Innisfree 1916 compruebo que hoy, 16 de junio, es Bloomsday, probablemente una de las festividades más freaks del planeta junto con el "Día de la Toalla": hoy se conmemoran 105 años desde el día (ficticio) en que Leopold Bloom, protagonista del Ulises de James Joyce recorrió las calles de Dublín, recogió al joven Stephen Dedalus y volvió a casa junto a su mujer Molly Bloom.

Esta efemérides se conmemora de distintas maneras: con lecturas de la obra de Joyce en distintas partes del globo, pero sobre todo reproduciendo sobre el terreno (es decir, en las calles de Dublín) algunas de las actividades de Leopold Bloom: el desayuno a base de hígado de cerdo y otros alimentos igualmente colesterolosos, la visita a la Oficina de Correos, el sandwich de Gorgonzola en el pub de Davy Byrnes o una pinta en el Ormond Hotel, donde Bloom fue tentado por metafóricas sirenas con cuerpo de camarera y piernas de camarera.

Mi guía de Irlanda dice que el Ulises es "la obra literaria más importante de las que usted nunca leerá", y probablemente tiene razón: no es desde luego plato para todos los gustos, y probablemente muchos lectores se sentirán mareados por los experimentos formales, lingüísticos y narrativos de Joyce. Sin embargo, yo recomendaría que hicierais el esfuerzo de intentarlo, porque una vez que uno se aceptan las reglas del difícil juego narrativo, y se comienza a apreciar la inacabable ironía de Joyce, la lectura llega a disfrutarse realmente. Merece la pena probar, sobre todo hoy que estamos en Bloomsday.

lunes, 15 de junio de 2009

Hurling at Thurles

Este domingo, viendo que se nos acaba el curso, decidimos irnos a ver un partido de hurling a Thurles, un pueblo de Tipperary que está a una hora en tren. Concretamente, era la semifinal de Munster del All-Ireland Championship, o sea que el partido tenía su importancia. El hurling, para el que no lo recuerde, es ese deporte que se juega con un palo que es algo intermedio entre un palo de hockey y una pala de pelota vasca, y en el que hay dos tipos de goles: por encima de la portería, que vale 1 punto, y dentro de la portería, que vale 3 puntos.

El partido resultó entretenido (Limerick iba perdiendo 3-9 al descanso y acabó empatando a 11, así que habrá partido de "desempate" el sábado que viene), pero para un espectador ocasional como nosotros resulta un deporte bastante caótico, y bastante violento. Es raro ver una jugada ordenada con un par de pases y un tiro a puerta, todo tiene pinta de ser aleatorio: tú golpeas la pelota hacia el campo contrario, confiando en que por allá haya algún compañero tuyo, y el que la coja que se arregle. Seguro que no es así, pero es la impresión que da.

En fin, aquí van algunas fotos del evento.


Wisdom 2.0

"En esta vida, todo es configurable" (un amigo, a las 2 de la mañana con un par de pintas)

domingo, 14 de junio de 2009

Gijón








sábado, 13 de junio de 2009

Colours of Ireland

Si se pregunta a cualquiera cuál es el color representativo de Irlanda, probablemente todo el mundo contestará: "el verde". De hecho, a Irlanda se la conoce como "la isla esmeralda", por el color de sus prados interminables. También son verdes los leprechauns, el shamrock y las camisetas de las selecciones nacionales de Irlanda. De hecho, la bandera de Leinster -verde con el Cláirseach o arpa gaélica- sirvió como emblema no oficial de Irlanda durante varios siglos. Pero hay otros colores que también sirven para identificarla.

Por ejemplo, la bandera irlandesa, como todo el mundo sabe a estas alturas, tiene tres colores: verde, blanco y naranja. La explicación simbólica de la bandera irlandesa es que intentaba representar la unión entre el elemento celta-católico (verde) y el elemento anglo-protestante -los orangista- (naranja), con el blanco representando la paz entre ambas facciones. Esta bandera es relativamente reciente: fue diseñada en 1848 por Thomas Francis Meagher, quien se inspiró en la tricolor francesa; sin embargo, la bandera no se generalizó hasta después del levantamiento de 1916, en que empezó a usarse con frecuencia, y con la independencia fue declarada bandera oficial de Irlanda.

Aún hay otro color que sirve para identificar a la isla: el "azul de San Patricio". ¿Alguna vez os habéis preguntado por qué los aviones de Ryanair, compañía irlandesa donde las haya, son azules y no verdes? Aer Lingus utiliza el verde y el shamrock como símbolo; Ryanair, el azul y la lira (modificada levemente para parecer también un ángel) que aparecen en el escudo de armas de Irlanda -y en el emblema del Taoiseach-.

jueves, 11 de junio de 2009

Top 10 things to see in Ireland

Aunque todavía me queda aproximadamente un mes en Irlanda (sí, todo se acaba...), creo que ya puedo ir haciendo una lista con las 10 cosas que más me han gustado desde que estoy aquí -en el orden en el que se me han ido ocurriendo-:

1.- Temple Bar (Dublín)
Todo el encanto de la capital, concentrado en dos calles llenas de música, cerveza y turistas. Dublín no es una ciudad de grandes e impresionantes monumentos, pero todo el mundo se siente a gusto en Temple Bar

2.- Cliffs of Moher
En la costa Oeste, cerca de Doolin y algo al sur de Galway, se encuentran los Acantilados de Moher, un paisaje impresionante -aunque hay que tener suerte con el tiempo, porque con viento y lluvia no es lo mismo.

3.- Galway
En mi humilde opinión, la ciudad más bonita de Irlanda. No tendrá más de 70.000 habitantes, pero algunas zonas, como la pequeña Quay Street o el paseo por el puerto, con vistas a la Bahía de Galway, merecen la pena.

4.- Connemara
Un rincón salvaje al noroeste de Galway, Connemara es la razón de que a mucha gente le encante Irlanda. Sus paisajes gastados, sus ovejas asesinas y sus lagos se complementan con otras visitas turísticas como la Abadía de Kylemore, Cong o Ballynahinch Castle.

5.- Rock of Cashel
En el corazón de Irlanda (en Co. Tipperary concretamente) se encuentra este imponente conjunto arquitectónico medieval -catedral, castillo, fortaleza- que un día fue el centro administrativo y simbólico de Munster.

6.- Aran Islands
Al oeste de la costa de Galway se encuentran las Islas de Aran (Inishmore, Inishmaan, Inisheer), donde se pueden alquilarse bicicletas, escuchar gaélico irlandés, ver colonias de focas o visitar un fuerte semicircular al lado del abismo. Los que prefieran la tranquilidad o la soledad romántica, puede que prefieran una de las islas más pequeñas.

7.- Ring of Kerry
En el suroeste de Irlanda, en la Península de Iveragh concretamente, se desarrolla el circuito turístico conocido como "Anillo de Kerry", con principio y final en el pueblecito de Killarney. Los paisajes son impresionantes, parecidos a los de Connemara, sobre todo en la zona del Parque Nacional de Killarney.

8.- Cork
La segunda ciudad de Irlanda en tamaño es también una de las más bonitas en aspecto, aunque sin el atractivo de Galway ni todo el cosmopolitismo de Dublín. Además de pasear por las zonas comerciales del centro, se puede visitar la Catedral, el English Market (todos los días menos el domingo) o la zona de la universidad.

9.- Murales en Belfast
Belfast, durante cuarenta años sacudida por la violencia sectaria, parece estar logrando poco a poco cerrar las heridas y reinventarse como una ciudad comercial y turística. Sin embargo, las cicatrices de los "Troubles" siguen ahí, en forma de alambrada, muros y, sobre todo, terribles pinturas murales de los dos bandos adornando las casas.

10.- Waterford
Un pueblecito agradable en la costa sureste de Irlanda, Waterford ha sido además internacionalmente conocido por su fábrica de cristales, ahora en un peligroso periodo de interrupción a causa de la crisis. Incluso sin fábrica de cristales para visitar, Waterford sigue siendo un destino muy aconsejable para pasar unos días de tranquilidad, u organizar desde allí excursiones a otros pueblos relativamente cercanos, como Wexford o Kilkenny.

lunes, 8 de junio de 2009

Zombies

Hace tiempo que había oído de la existencia de una lectura post-feminista de los cyborg, pero al parecer, según me entero por Jaime, existe también toda una escuela de "Estudios Zombies" (es un decir) que se dedica a estudiar la importancia y la significación cultural, psicológica, filosófica e incluso política de los zombies. Hay congresos sobre zombies, publicaciones como Zombi - Guía de supervivencia de Max Brook, que explican cómo sobrevivir a un apocalipsis zombi, y de vez en cuando se realizan paseos zombies por el centro de las ciudades.

La moda zombi ha llegado también a la literatura: este mismo año se ha publicado Pride and Prejudice and Zombies, de Seth Grahame-Smith: una adaptación / parodia de la novela de Jane Austen Orgullo y prejuicio en la que se mantiene la trama romántica original, pero se traslada a una Inglaterra plagada de zombies. Pude ojear la novela en una librería en Limerick, y me dio la impresión de que los cambios eran mínimos, aunque habría que leerla con más calma. Se dice que los estudios de Hollywood ya han comprado los derechos para hacer una película, e incluso circula por internet el rumor de que quiere contratar a los mismos actores de Orgullo y prejuicio (2005) para actuar en la adaptación zombi.

En español, aunque solo en internet, se ha publicado La casa de Bernarda Alba zombi, que añade elementos zombies a la tragedia de García Lorca. Aunque la obra se presenta como si estuviera publicada por la editorial Cátedra, me jugaría mi kit de supervivencia zombi a que se trata de un elaboradísimo hoax, porque no me imagino yo a Cátedra publicando semejante cosa. No se puede negar, de todas formas, que los autores de la broma se lo han currado...

100 days of books

Hoy, el blog colectivo sobre libros Un libro al día cumple 100 días y, por lo tanto, 100 entradas. Lo celebramos con una entrada colaborativa.

100 entradas, 93 libros reseñados, casi 3000 páginas vistas en el último mes... pero todavía necesitamos más ayuda para mantener el ritmo. ¿Alguien se anima a colaborar con sus reseñas?

sábado, 6 de junio de 2009

Exam papers

A los alumnos irlandeses que esta semana tienen los exámenes del Leaving Cert (el equivalente a la Selectividad) les han hecho una jaimitada de espanto. En un colegio de Drogheda (Co. Louth) un profesor -que ya ha sido suspendido- se equivocó y en vez del examen de "Inglés I" entregó el examen de "Inglés II", que tenía que realizarse al día siguiente. Se dieron cuenta del error rápidamente, pero para cuando recogieron los exámenes muchos alumnos ya le habían echado un ojo, y las preguntas enseguida se filtraron a otros colegios por SMS y por internet.

Encima, el centro donde se produjo la metedura de pata no informó inmediatamente a la comisión del Ministerio encargada de estos exámenes, así que no pudieron reaccionar a tiempo y preparar un examen alternativo para el día siguiente. Consecuencia: el examen de "Inglés II" ha sido aplazado al sábado, con lo que esto supone de organización (vigilancia, transporte de escolares, personal de los colegios...) y de molestia para los más de 50.000 alumnos afectados, que se encuentran con que tienen un día más de tensión (y la tensión durante estos exámenes es mucha, porque como pasa con la Selectividad, de los resultados que obtengan va a depender la carrera y la universidad en la que van a estudiar).

Está claro que la culpa principalmente es del profesor que ha metido la pata, por repartir sin fijarse un examen que no tocaba. Y también de los responsables del centro, que no avisaron a tiempo de lo que había pasado. Pero ¿no debería también el Ministerio prever que este tipo de cosas pueden pasar, y preparar dos modelos de examen por cada asignatura "para un por si acaso"? No sé cómo se hace en España con la Selectividad, si hay distintos modelos de examen preparados o no, pero sería una medida de sentido común ante un examen tan importante y que involucra a tantísimos estudiantes...

viernes, 5 de junio de 2009

eBooks are books too (aren't they?)

Poco después de que en la Feria del Libro de Madrid se prohibiera por decreto (o mejor dicho, por reglamento) la presencia de libros digitales, y después de que la ministra de Cultura hiciera sus "asustantes" declaraciones sobre la digitalización de libros, desde la Feria del Libro de Bilbao nos llegan también otras voces asustadas que "salen en defensa del papel", como si la edición en papel estuviera amenazada de muerte por otros enemigos que no sean la polilla o la humedad. «Jamás se me ha ocurrido pensar que mis escritos puedan ser recogidos en un formato que no sea papel», dice el escritor Ramiro Pinilla; «Leer en una pantalla te puede dejar bizco y no te da el mismo placer que un libro», añade Iñaki Azkuna, el alcalde de Bilbao.

Yo, sinceramente, no entiendo estos arranques de "patriotismo libresco" (sería porque soy más "literaturófilo" que "bibliófilo", o sea, me interesa más el contenido que el continente de los libros). Porque en estas declaraciones lo que se está defendiendo no es la lectura ni la cultura en sí mismas, sino un soporte para la cultura y la literatura, o más bien, en mi opinión, determinado modelo de difusión y explotación industrial y comercial de la cultura y la literatura. O sea, lo mismo que están haciendo las industrias musical y cinematográfica con sus respectivos productos.

Se puede entender esta reticencia en el caso de Ramiro Pinilla, un escritor de 86 años para el que probablemente la ola digital ha llegado demasiado tarde; algo menos en el caso de Iñaki Azkuna, un alcalde que por lo demás siempre ha defendido la lectura de manera constante y comprometida. No se entiende en cambio, de ninguna de las maneras, en el caso de los editores, cuya misión como empresarios no debería ser (creo yo, quizás ingenuamente) perpetuar a contracorriente sus modelos de producción, sino buscar nuevas vías de distribución y negocio, adaptándose a los tiempos y aprovechando las inmensas posibilidades que ofrecen los nuevos medios digitales.

Porque los eBooks, como se ha repetido ya muchas veces, tienen varias potenciales ventajas sobre el libro el papel: son fáciles de transportar, ahorran espacio -en un eBook cabe una biblioteca, no un solo libro-, son fácil y baratos de distribuir, pueden incluir herramientas añadidas (diccionarios, enciclopedias, búsquedas, relaciones hiper/intertextuales) que el libro en papel sólo permite con dificultad...

En cambio, las críticas que se suelen hacer al eBook son bastante inconsistentes: es incómodo leer en pantalla -pero los que dicen esto suelen estar pensando en la lectura en la pantalla del ordenador, no en un eBook, que es un aparato distinto y específicamente pensado para que la lectura sea cómoda e igual de agradable que con un libro en papel-; los lectores de eBooks son caros -lo cual sin duda es cierto... por ahora-; la lectura en pantalla es más superficial que la lectura en papel -algo que probablemente es cierto sobre la lectura en internet, pero no tiene que serlo con respecto a todos los nuevos medios-; o la visión romántica del bibliófilo: «La actitud de un lector recogiéndose con un libro en el rincón más tranquilo de su casa para entablar un diálogo íntimo con ese amigo al que se puede acariciar con los dedos y pasar sus hojas es irremplazable», dice Pinilla.

Desde luego, nadie dice que esta transición del papel a lo digital deba ni vaya a ser repentina ni absoluta, sino progresiva y parcial (las enciclopedias en papel, por ejemplo, son ya un obvio anacronismo, mientras que hay muchísima literatura no digitalizada -aún- que sólo puede ser consultada en papel). La costumbre es poderosa, y el libro en papel tiene en occidente siete siglos de historia -más aún si consideramos su antecedente inmediato, el códice de pergamino o papiro-. Pero la capacidad para adaptar nuestra vida a nuevos medios y nuevas tecnologías (la imprenta, el teléfono, la televisión, los móviles, internet...) se ha demostrado repetidamente, por lo que nadie puede asegurar que los lectores de las nuevas generaciones no puedan desarrollar, con los libros digitales, el mismo "diálogo íntimo en un rincón tranquilo" del que habla Ramiro Pinilla.

jueves, 4 de junio de 2009

Bilbao-Limerick: the making of

Para conmemorar las 500 entradas de Bilbao-Limerick, hemos decidido acercarnos un poco al equipo de personas detrás de este blog: al equipo que hace posible ese espacio de humor, libertad y conocimiento que es Bilbao-Limerick.

BL: Bueno, lo primero, ¿cómo se os ocurrió el nombre del blog?

SANTI (AUTOR): Yo soy de Bilbao. Y trabajo en Limerick. Lo único que hicimos fue añadirle un guión en medio. (Risas)

BL: ¿Es muy difícil sacar adelante un blog como éste? 500 entradas son muchas...

SANTI (DIRECTOR DE CONTENIDOS): No te creas: la realidad da mucho de sí, y si la realidad no da, siempre nos queda internet. O los libros, que son como internet pero sin enlaces. (Algunas risas).

SANTI (ENCARGADO DE MULTIMEDIA): También es importante la variedad: un poquito de historia, un poco de Wikipedia, un poco de Youtube... De vez en cuando yo les decía a los demás: "hace mucho que no ponemos unas fotos". Y poníamos unas fotos.

BL: Supongo que estaréis satisfechos con la acogida del blog, después de casi dos años de existencia:

SANTI (AUTOR): Mucho, mucho. Han sido más de 25.000 visitas, y un montón de comentarios, que son los que le dan al blog su vitalidad.

SANTI (RELACIONES PÚBLICAS): En realidad, nosotros sólo somos una pequeña parte de este blog. Fundamentalmente, nos debemos a nuestro público. Gracias, chicos, sois los mejores. (Aplausos)

BL: Hablemos un poco de la historia del blog: ¿cuáles han sido los mejores y los peores momentos?

SANTI (AUTOR): El mejor... creo que sin duda habría que decir el revuelo que causó la entrada sobre Wikipedia y la Moncloa. ¡Llegamos a los periódicos!

SANTI (RELACIONES PÚBLICAS): Sí, sí, sin duda, ese fue nuestro mejor momento.

SANTI (AUTOR): Y el peor... es difícil decirlo. Creo que no ha habido malos momentos, solo buenos.

SANTI (ENCARGADO DE DISEÑO): En todo caso, un momento importante fue cuando cambiamos el diseño del blog. Ese cambio marcó una nueva etapa, más abierta, más madura, más... (Los demás lo miran con el ceño fruncido) ...verde.

BL: ¿Y cómo resumiríais la experiencia de publicar Bilbao-Limerick, en pocas palabras?

SANTI (RELACIONES PÚBLICAS): Lo que nos hemos propuesto es elevar el concepto de blog a una dimensión más grande, hacer que el lector se plantee su propia existencia y la existencia de los mundos analógicos y virtuales que tiene a su alrededor.

SANTI (AUTOR): Yo en realidad sólo quería contar lo que me pasaba en Limerick para que lo leyeran mi familia y mis amigos. Lo demás se lo ha inventado éste. (Risas)

SANTI (MULTIMEDIA): Somos un eslabón más en la cadena 2.0.

SANTI (AUTOR): Pero sobre todo, lo fundamental es haber tenido la oportunidad de conocer a toda esta gente, a este equipo maravilloso y profesional que hace Bilbao-Limerick. (Murmullo de aprobación) Lo que se ve, es lo que hay. Todos trabajamos como una familia.

TODOS: Sí, sí, sí.

SANTI (AUTOR): Como si fuéramos un solo ser.

miércoles, 3 de junio de 2009

Sunny Limerick

The Content of the Form

La existencia de formas artísticas más o menos rígidas que se repiten a lo largo del tiempo y en distintos lugares y culturas es un objeto de estudio que me parece especialmente atractivo, y que está en la base misma de la literatura comparada (o de algo más amplio, que podría llamarse "estudios culturales comparados"). Pensemos por ejemplo en el soneto: su nacimiento en Italia, su expansión por toda Europa, sus cultivadores ilustres en España, Inglaterra, Francia... O cómo los escritores contemporáneos (Blas de Otero, Miguel Hernández...) lo han respetado y modernizado simultáneamente. O la novela detectivesca: cómo ha ido reflejando los cambios en la literatura y en la cultura occidental de los últimos 150 años.

Pero como decía, esto no es algo que suceda sólo con la literatura: podrían hacerse (y de hecho seguro que ya existen) estudios sobre la evolución del "bodegón", de la "obertura", de las chick flicks (películas para chicas y/o para adolescentes). O un caso del que me voy a permitir poner unos cuantos ejemplos: el vals, ese baile de ritmo ternario que solemos asociar con Viena y con el Concierto de Año Nuevo. No deja de ser curioso observar cómo se establece el vals como género, cómo se repiten ciertos aspectos centrales, y cómo luego estos aspectos se abandonan y los compositores comienzan a "jugar" con el género. O cómo en la actualidad todavía es fácil escuchar ritmos de vals (y canciones autodeminadas "valses") en el pop contemporáneo...

Van ejemplos, para que se vea de lo que hablo:

Valses clásicos:
-Strauss: "El Danubio Azul"

-Waldtuefeld: "Vals de los patinadores"

-Tchaikovsky: "Vals de las flores"


Valses rupturistas

-Sibelius: "Valse triste"

-Berlioz: "Un baile" (de la Sinfonía Fantástica)

-Vals de Khachaturian


Valses contemporáneos:
-BSO de Amelie: "Valse des vieux os"

-Leonard Cohen: "Take this waltz"

-Joaquín Sabina: "Y nos dieron las diez"


Si no existieran reglas (no escritas ni normativas, sino implícitas y descriptivas) no existirían los géneros; pero si no existiera la divergencia y la innovación, los géneros perderían muy rápidamente su atractivo (y algunos lo hacen: ¿quién escribe hoy en día novelas pastoriles, cantatas u oratorios). En el fondo, se trata solo de otro ejemplo más de esa tensión "entre lo uno y lo diverso" de que hablaba Claudio Guillén...

martes, 2 de junio de 2009

Some days in Bilbao

Estaré en Bilbao unos días la semana que viene, así que si andáis por ahí, ¡igual nos vemos!

lunes, 1 de junio de 2009

The best day in Limerick soccer history

Gracias a un compañero de la sección de español me he enterado de una curiosa historia referente a Limerick y su equipo de fútbol. Resulta que, hace ya casi treinta años (mucho antes de que Munster ganase su primera Heineken Cup), el Limerick Utd. vivió su día de gloria cuando le tocó enfrentarse al Real Madrid en los dieciseisavos de final de la Copa de Europa, tras haberse proclamado campeones de la liga irlandesa el año anterior.

Toda la historia está llena de anécdotas. Para empezar, los directivos del Limerick pensaron que sería buena idea trasladar el partido de ida del pequeño Markets Field de Limerick al de Lansdowne Road de Dublín, con capacidad para más de 40.000 personas. Se intentaba así aumentar la recaudación, y evitar una invasión de campo por parte de los aficionados. En realidad, el tiro les salió por la culata, porque la gente de Limerick apenas se animó a viajar, y apenas hubo unas 6.500 personas viendo el partido. Además, el Real Madrid protestó porque no pudo entrenar en Dublín antes del partido (la crónica previa de aquel día de El País es muy agresiva, y hasta insultante, hacia el equipo irlandés, y define a Limerick como una "pequeña ciudad de pescadores", lo que demuestra que no tenía ni idea de lo que hablaba).

En lo deportivo, el partido de ida pudo ser aún más histórico para el Limerick United, que nunca había ganado un partido en competición europea (sigue sin hacerlo). De hecho, el Limerick se adelantó ante el equipo dirigido por Boskov, y en el que jugaba gente como Juanito, Del Bosque, Santillana o Stielike, con un gol de Des Kennedy, aunque el Madrid terminó remontando con goles de Juanito y Pineda -el primero de ellos, por lo que se puede leer por ahí, de penalty injusto-.

La vuelta fue una historia completamente distinta: en un Bernabeu medio lleno (60.000 personas), el Real Madrid se impuso por 5-1 en un partido aburrido y desnivelado. El gol del Limerick Utd. lo marcó otra vez Des Kennedy, con lo que se convirtió en el autor de la mitad de los goles que recibiría el Real Madrid en toda aquella Copa de Europa (cuatro en total, aunque uno de ellos sirvió para que el Liverpool les derrotara en la final), y en la única persona de Limerick que alguna vez marcó un gol en el Bernabeu en partido oficial.

Casi treinta años después, Des Kennedy dirige hoy un taller de reparaciones de coches muy cerca del antiguo campo de fútbol (hoy, estadio de carreras de galgos), y el Limerick Utd., refundado como Limerick 37, juega sin pena ni gloria en la First Division (la segunda división irlandesa). Pero todavía hay gente, en The Gate Bar, por ejemplo, que recuerda aquellas noches de septiembre y octubre de 1980, en que el Limerick estuvo entre los grandes de Europa, aunque fuera por unas horas.